Ley electoral de Kansas deja en limbo a votantes

Unas pocas semanas después de mudarse a los suburbios de Kansas City proveniente de Seattle, Aaron Belenky se metió a internet para registrarse como votante, pero terminó sumándose a miles de residentes de Kansas cuyos derechos electorales están en el limbo legal debido a una nueva norma estatal que exige prueba de ciudadanía.

A partir de este año, los nuevos votantes no están registrados legalmente en Kansas hasta que hayan presentado un certificado de nacimiento, un pasaporte o algún otro documento que demuestre su ciudadanía estadounidense.

Kansas es uno de un puñado de estados gobernados por republicanos que promulgan una ley en este sentido para impedir que voten los extranjeros, pero el resultado más visible hasta el momento es un creciente grupo de casi 15.000 residentes que han llenado sus formularios de registro pero que no pueden votar.

Los detractores de la ley señalan que el número de personas cuyos registros no han sido validados --y por ende se les impide votar-- supera por mucho el de los centenares de votos que, a decir de las autoridades de Kansas, se han reportado como posiblemente irregulares en los últimos 15 años. Evitar el fraude electoral fue una de las razones mencionadas para promulgar la ley.

Belenky, un programador de computadoras de 39 años, tiene su certificado de nacimiento y un pasaporte, pero dijo que tendría que escudriñar entre las cajas que tiene en su apartamento de Overland Park para hallarlos y cumplir con una ley que no existe en casi el resto de la nación. Y ahora, está lo suficientemente molesto para unirse a una impugnación legal.

En lugar de responder a una carta que en julio le enviaron las autoridades electorales, Belenky permitió que la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) lo enlistara como uno de tres votantes agraviados en un aviso enviado esta semana al secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, en el que amenaza con interponer una demanda federal a menos que el estado deje de exigir la prueba de ciudadanía. Kobach dijo que las críticas de la ACLU son infundadas y prometió que el estado no cedería.

"No me gusta que nadie ponga barreras entre mí y un derecho muy básico", dijo Belenky. "El gobierno del estado está diciendo que no me cree cuando le digo que soy ciudadano estadounidense. Eso me ofende".

Arizona promulgó en 2004 la primera ley que pide comprobar la ciudadanía, pero la Corte Suprema anuló partes de ésta en junio. Siguieron Georgia, Kansas y Alabama, pero sólo Kansas ha compilado números sólidos a nivel estatal sobre las inscripciones bloqueadas.

Aun cuando Kansas tiene casi 1,8 millones de votantes registrados, otros 15.000 son un número considerable, suficientes para decidir una elección estatal cerrada.

La ACLU opina que Kansas está violando una ley federal que pide a los estados permitir que las personas se registren en las oficinas que expiden licencias de conducir. Éste y otros grupos como la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra y la Liga de Mujeres Electoras, consideran que tener que comprobar la ciudanía suprime las inscripciones de electores en sectores demográficos que tienden a votar por demócratas, como pobres, minorías y estudiantes.

Kobach no cree que Kansas esté violando la ley federal, y dijo que si la regla de comprobar la ciudadanía es suprimir el voto, entonces "también lo es registrarse en primer lugar". Agregó que la ACLU y sus aliados se oponen a los esfuerzos para asegurarse de que "sólo los ciudadanos se registren para votar".

Las autoridades electorales del estado dicen que muchas personas que están en el limbo electoral llenaron sus solicitudes en una oficina de licencias de conducir, pero no tenían los papeles para demostrar la ciudadanía. Los que se oponen a la ley y algunos funcionarios electorales también han indagado si algún problema informático estaría evitando que las oficinas de licencias reenvíen a las autoridades electorales la información sobre personas que sí tienen los documentos solicitados, pero el Departamento de Ingresos asegura que no hay problemas.

___

John Hanna está en Twitter como: www.twitter.com/apjdhanna