Valcke: "No hay un solo momento que perder"

Brasil está cerca de completar sus preparativos para el Mundial pero "no hay un solo momento que perder" hasta el partido inaugural en menos de dos semanas, advirtió el viernes el secretario general de la FIFA Jerome Valcke.

Después de visitar las 12 ciudades sede para revisar sus preparativos finales, Valcke dijo que los organizadores están atareados aplicando los toques finales para garantizar que la nación esté lista para presentar el máximo acontecimiento futbolístico del mundo.

"En los últimos días tuve la oportunidad de ver los preparativos en las 12 ciudades sedes para la 20ma edición del evento magno del fútbol", expresó. "En general, ya estamos cerca, con las cuadrillas ocupadas con los toques finales".

Indicó que las obras tienen que continuar a toda marcha porque los jugadores y los espectadores "merecen las mejores condiciones y una cálida recepción en el país anfitrión". Agregó que "todo debe ser perfecto" cuando comience el certamen el 12 de junio con el partido entre Brasil y Croacia en Sao Paulo.

"Como he dicho muchas veces, organizar el Mundial de la FIFA es un esfuerzo colectivo y no tendremos un solo momento de relajación hasta que se jueguen los primeros partidos en las 12 ciudades", destacó Valcke.

El secretario general dijo que los primeros días serán muy importantes, ya que habrá varios partidos de envergadura en las etapas iniciales de la fase de grupos, incluyendo el Inglaterra-Italia en la ciudad amazónica de Manaos, y España-Holanda en Salvador, en la que será una reedición de la final del Mundial de 2010.

"Casi nunca un Mundial ha brindado tantos partidos de primera categoría", consideró Valcke. "Esto aplica más presión sobre todos nosotros, y en especial sobre nuestros equipos en las sedes, ya que todas, y disculpen si lo repito tanto, tienen que estar perfectas".

Durante su visita a las sedes, Valcke afirmó que palpó "un creciente entusiasmo" por la primera Copa Mundial en Brasil desde 1950.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, también comentó el viernes que espera "un gran Mundial". El dirigente llegará a Brasil la próxima semana, y se reunirá con la presidenta Dilma Rousseff para "desearle lo mejor".

"Y ella me deseará lo mismo, porque estamos en el mismo bote", dijo Blatter a FIFA.com. "Queremos presentar el mejor Mundial posible, o el mejor Mundial en la historia".

Las visitas de Valcke a las ciudades culminaron el jueves. Indicó que en general está satisfecho con las obras, pero mandó advertencias a los organizadores en Sao Paulo, Porto Alegre y Natal.

Sao Paulo es la sede más problemática por los retrasos en el estadio Itaquerao, que no ha podido ser probado a su máxima capacidad.

Valcke señaló que está ansioso por la segunda prueba del estadio este fin de semana, que permitirá a los organizadores "probar todos los aspectos y luego realizar ajustes finales para asegurarse que todo esté perfecto" para el partido inaugural.

El partido por la liga brasileña programado para el estadio probablemente no se juegue ante un lleno total, como solicitó la FIFA, debido a preocupaciones de seguridad de las autoridades locales. La primera vez que el estadio tendrá un lleno total de casi 70.000 personas será el día de la inauguración.

Valcke dijo que nota una "emoción que va aumentando" por el primer Mundial en Brasil desde 1950, y espera que los fanáticos y jugadores disfruten de "una experiencia inolvidable" en el país.

"El Mundial ya llegó", afirmó. "El mundo está listo para la experiencia de Brasil".