Miles huyen de ciudades antes de las elecciones

Miles de personas han huido de ciudades sirias controladas por el gobierno después que combatientes de oposición advirtieron que atacarán durante la elección presidencial de la próxima semana para interferir en ella, dijeron el viernes activistas de oposición.

El gobierno sirio presenta las elecciones del 3 de junio --en las cuales se espera ampliamente que el presidente Bashar Assad asegure un tercer mandato de siete años-- como un método para terminar un conflicto que ha costado más de 160.000 vidas desde que comenzó hace tres años. La oposición siria y sus aliados de Occidente han señalado que la votación es una farsa que lo único que busca es prestar a Assad una cobertura de legitimidad electoral.

Civiles han escapado de la ciudad de Idlib, en el noroeste del país --controlada por el gobierno y sitiada por rebeldes en tres flancos-- después que el Consejo Islámico, un grupo militar y civil en áreas controladas por los rebeldes, les ordenó salir antes de la medianoche del viernes. La ciudad, asediada por rebeldes durante más de dos años, ha registrado enfrentamientos frecuentes.

Combatientes rebeldes cerraron el viernes caminos en la ciudad que vinculan áreas bajo su control con aquellas en poder del gobierno después de que pasó la hora límite impuesta por el consejo, dijo un activista en la zona quien se dijo llamar Hasán Idilbi.

"La oposición se está preparando para atacar para interrumpir las elecciones", dijo Idilbi vía Skype.

The Associated Press no pudo establecer contacto con los miembros del Consejo Islámico para tener su comentario.

Otro activista cerca de Idlib de nombre Bassil Asaad señaló que han huido miles de personas, aunque agregó que no espera un ataque extenso el martes. "Pienso que se trata sólo de una guerra psicológica, aunque algunos rebeldes están advirtiendo que va a ser un día sangriento en Idlib".

Asaad Kanjo, quien reside en el cercano poblado de Saraqeb, dijo que el jueves huyeron aproximadamente 4.000 personas. Añadió que están huyendo mayormente a villas y poblados en la provincia circunvecina que tiene el mismo nombre, así como a áreas cercanas a la frontera turca.

En la ciudad de Hama, en el centro del país, controlada por el gobierno, el activista Ahmad al-Ahmad dijo que unos cientos de personas huyeron a los suburbios después de amenazas similares de rebeldes.

Abu Odai, un vocero de un grupo rebelde pequeño conocido como Brigada Rahman, dijo que varios grupos rebeldes han dicho que bombardearán la capital, Damasco, durante la elección, aunque señaló que su grupo se abstuvo de hacer eso.

"No vamos a atacar a civiles", dijo desde un suburbio de Damasco. "Sólo atacaremos a agentes de seguridad que estén dejos de áreas residenciales".

En la ciudad de Alepo, en el norte del país, ocurrió un ataque con cohetes en barrios pro gubernamentales que mató al menos a 12 personas y ocasionó heridas a más de 80, dijo la agencia estatal de noticias. Los combates de los dos últimos años han dividido en dos la ciudad más grande de Siria y alguna vez su centro comercial, dejando el este bajo el control de la oposición y el oeste en manos del gobierno.