Republicanos le ponen el ojo al 2016

Los republicanos están listos para las elecciones legislativas de noviembre, con la expectativa de que les sean favorables, pero muchos de los activistas más conservadores del partido tienen la vista puesta en algo mucho mayor.

"Necesitamos salvar al país en el 2016", dijo Reince Priebus en la sesión inaugural de la Conferencia de Liderazgo Republicano del 2014 el jueves.

El acto anual se ha convertido en una oportunidad para los que las estrellas republicanas en ascenso se dirijan a la base republicana más conservadora, que influyen sobre el proceso de nominación presidencial.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, fue el primero de los posibles aspirantes a la Casa Blanca en deleitar a los presentes al describir al presidente Barack Obama de ser el presidente "más ideológicamente liberal e incompetente de nuestra vida".

El viernes y el sábado los delegados escucharán al senador texano Ted Cruz, héroe del Tea Party, y a los candidatos presidenciales del 2012 Rick Santorum y el gobernador de Texas, Rick Perry, entre otros.

Jindal dejó entrever lo que pudiera ser el tema de su campaña presidencial al explicar que su programa de vales estatales para escuelas privadas, la privatización del sistema estatal de hospitales públicos y varias reducciones de impuestos son ejemplos de un renacer republicano en su estado.

Jindal señaló que el gobierno de Obama demandó infructuosamente al estado para obstaculizar el programa de vales para escuelas privadas, intento que el gobernador calificó de "cínico, inmoral e hipócrita". También se refirió indirectamente a algunos rivales potenciales, como el senador floridano Marco Rubio y el senador de Kentucky Rand Paul.

"Lo que ustedes ven es la capacitación como debe ser", dijo Jindal, porque "tenemos un presidente que nunca ha dirigido nada nunca antes".

Los gobernadores, agregó, son los mejores presidentes, señalando al republicano Ronald Reagan y al demócrata Bill Clinton.

Ni Rubio ni Paul tienen programado hablar en la reunión de tres días.

La conferencia se celebra en momentos que los republicanos tratan de conseguir el control total del Congreso durante los últimos dos años de la presidencia de Obama. Los republicanos son los favoritos para mantener la mayoría en la Cámara de Representantes y tienen buenas probabilidades de ganar una mayoría en el Senado.

"Somos dos partidos", dijo Priebus. "Tenemos un partido que no pierde las elecciones legislativas, y tenemos un partido al que le cuesta mucho ganar las presidenciales".

Señaló que los cambios demográficos indican que los nominados republicanos tienen que ganarse a más electores jóvenes y de minorías. Pero las encuestas de opinión también sugieren que las posiciones conservadoras del partido, y el énfasis de los candidatos en temas como inmigración, el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, son un problema entre los mismos grupos que quieren ganarse.

Roy Luke, sargento mayor retirado de la Fuerza Aérea de Augusta, Georgia, dijo que el problema del partido "es más de imagen que de sustancia".

Luke dijo que los electores jóvenes están deseosos de escuchar de los republicanos argumentos sobre el crecimiento económico, mientras que los hispanos, conservadores religiosos, concuerdan con las posturas socialmente conservadoras del partido. "Ellos son republicanos, pero no lo saben todavía", agregó.