Dominicana: banda se hacía pasar por agentes DEA

Agentes dominicanos detuvieron a 17 personas que fingían ser miembros de la agencia antinarcóticos de Estados Unidos y de otras instituciones de seguridad de ese país para extorsionar a usuarios de drogas y medicamentos controlados en Nueva York.

El vocero de la Dirección Nacional de Control de Drogas, Miguel Medina, detalló que la banda usaba un centro clandestino de llamadas internacionales en República Dominicana para extorsionar por teléfono y correo electrónico a sus víctimas.

Explicó que los detenidos ofrecían mediante páginas web y llamadas telefónicas drogas y medicamentos controlados a posibles clientes en Estados Unidos, especialmente en Nueva York, y luego otra persona se hacía pasar por un agente de la DEA u otra institución del orden en Estados Unidos para exigirle a ese comprador dinero a cambio de no someterlo a la justicia.

Las víctimas enviaban el dinero mediante agencias de remesas a cuentas bancarias de República Dominicana.

La DEA detalló en un comunicado difundido el jueves en Miami que la banda operaba desde 2008 y de acuerdo con sus investigaciones, entre 2010 y 2013 pidió a sus víctimas al menos 3,5 millones dólares y recibió unos 880.000 dólares. Durante ese periodo, la institución recibió 6.500 reportes de extorsiones mediante el mismo método.

Los detenidos tenían teléfonos, direcciones, números de tarjetas de crédito y otros datos de sus víctimas.

"Estos presuntos criminales no sólo extorsionaron con miles de dólares a estadounidenses sino que también pusieron en cuestionamiento la integridad y honor de la DEA", indicó la administradora general de la agencia, Michele Leonhart, en el comunicado.

Medina detalló que las 17 personas fueron arrestadas en los últimos días mediante operativos en diferentes partes de República Dominicana y están solicitadas en extradición por Estados Unidos.

Además de los 17 detenidos, la agencia antidrogas busca a otros cuatro integrantes de la banda. Dado que todos los implicados son dominicanos, su extradición será definida mediante un juicio en la Suprema Corte de Justicia.

El portavoz dominicano aseguró que varios detenidos habían residido en Estados Unidos, de donde fueron deportados tras cumplir penas por la comisión de algún crimen.

Los implicados enfrentarán en el distrito sur de Nueva York cargos por fraude electrónico, extorsión y por hacerse pasar por agentes de instituciones públicos.

La DEA detalló que las penas máximas para el fraude electrónico y extorsión son 20 años de cárcel, además de multas de 250.000 dólares o el doble del monto del fraude, mientras que para la usurpación de identidad de un funcionario son cinco años de cárcel.