México: Cártel lanza inusual esfuerzo publicitario

Un grupo de agricultores y empresarios del estado mexicano de Michoacán, en el occidente del país, exigió el miércoles que el gobierno retire miles de policías federales enviados para luchar contra un cártel de la droga local.

Aunque el grupo negó cualquier vínculo con el cártel de los Caballeros Templarios, su conferencia de prensa en la Ciudad de México coincidió con un inusual esfuerzo de relaciones públicas del cártel, cuyo líder también se manifestó contra la policía federal en un video publicado el fin de semana en redes sociales.

Tanto el cártel como el grupo, que se autodenomina Movimiento Michoacanos por la Paz y Dignidad, arremetió contra los grupos de 'autodefensa' creados por residentes en varias ciudades de Michoacán para luchar contra los Caballeros Templarios.

Los grupos de autodefensa se han quejado de que los pistoleros de los Caballeros Templarios sometieron a los residentes locales a demandas de extorsión sistemáticas para "pagos por protección".

Pero el grupo por la Paz y Dignidad dijo que tales pagos se impusieron sólo a una parte de la población --grandes plantaciones de aguacate, por ejemplo-- y fueron útiles en algunos casos, o al menos un mal necesario.

"Los productores de aguacate anteriormente estábamos asolados por el robo de aguacate", dijo el granjero Nicolás Aguilar. "A partir de que se nos comunicó que iba a haber una cuota para el apoyo de seguridad, la tuvimos que hacer, pero ahorita no tenemos ese problema de robo de aguacate".

Ellos condenaron a los grupos de autodefensa, que se definen como "guardias comunitarias", y citaron una lista de supuestos abusos de los policías federales, que según ellos acosan a las mujeres y espantan el turismo, una de las principales fuentes de ingresos de este estado montañoso.

Un líder de la comunidad indígena purépecha, Miguel Aguilera, dijo que "no es cierto, no son guardias comunitarias... hacen la parte indígena muy insegura".

"Ya no queremos policías federales... lo que queremos es inversión", dijo Aguilera.

Eso coincide con la retórica del líder del cártel de Los Caballeros Templarios, Servando "La Tuta" Gómez, quien admitió ser un criminal pero dijo que su grupo defiende a Michoacán de peores ladrones. Gómez citó abusos y corrupción de la policía federal. El presidente Enrique Peña Nieto envió miles de policías a Michoacán en mayo, después de que la violencia entre el cártel y los grupos de autodefensa amenazaba con salirse de control.

"Ahuyentan al turismo, ahuyentan la inversión. Vienen a robar", dijo Gómez sobre la policía federal.

Gómez dijo que los agentes federales fomentaban y protegían a los grupos de autodefensa. Eso también coincidió con las afirmaciones del grupo por la Paz y Dignidad, que entregó fotos de la policía federal con una caja llena de camisetas de guardias comunitarias como las que usan los grupos de autodefensa.

En cualquier caso, no estaba claro si los agentes en las fotos estaban proporcionando las camisetas o las estaban incautando.