Marina de EEUU desmiente a su propio experto

Un portavoz de la Marina de Estados Unidos desestimó el jueves por "especulativos y prematuros" los comentarios de un experto en el sentido de que las señales acústicas detectadas durante la búsqueda del jet de pasajeros de Malaysian Airlines no salieron de las cajas negras del avión.

CNN reportó que Michael Dean, subdirector de ingeniería oceánica de la Marina, dijo que la mayoría de los países concuerdan en que los sonidos detectados en abril por ese localizador de la Marina en el Océano Índico frente a las costas de Australia fueron emitidos por una fuente no relacionada con el avión perdido, el cual desapareció el 8 de marzo con 239 personas a bordo.

"Los comentarios de Dean fueron especulativos y prematuros, en momentos que seguimos trabajando con nuestros aliados para entender mejor la información adquirida por el Localizador de Emisor de Sonidos ", dijo el jueves en un comunicado Chris Johnson, portavoz de la Marina estadounidense, en referencia a Australia y Malasia.

El Centro de Coordinación de la Agencia Conjunta de Australia y el ministro de Transporte australiano Warren Truss no respondieron de inmediato el jueves las solicitudes de comentario de The Associated Press. Dean, quien reside en Washington, no pudo ser contactado de inmediato.

No se ha encontrado una sola parte del avión Boeing 777 después de que desapareció durante un vuelo de Kuala Lumpur a Beijing. Análisis de información satelital han hecho creer a las autoridades que el Vuelo 370 de Malaysia Airlines se desvió agudamente de su ruta y voló al sur hacia el Océano Índico.

Funcionarios han descrito la detección de cuatro series de sonidos en el área donde los datos de satélite indicaron que probablemente cayó el avión como su mejor pista en la búsqueda. Las señales parecieron consistentes con las de las llamadas cajas negras de aviones, las cuales contienen datos de vuelo y grabaciones de voz en la cabina de pilotos. Las balizas de señales tienen baterías que duran aproximadamente un mes, así que se supone que ya dejaron de funcionar.

Una búsqueda intensa del lecho marino en el área utilizando un submarino no tripulado no mostró ninguna señal del avión.

A inicios de esta semana, el gobierno malasio reveló una pila de información satelital que utilizó para determinar que el avión terminó en el sur del Océano Índico, una acción exigida durante mucho tiempo por familiares de algunos de los pasajeros a bordo de ese vuelo.

La conclusión está basada en cálculos complejos derivados mayormente de breves transmisiones emitidas cada hora entre el avión y un satélite de comunicaciones operado por la compañía británica Inmarsat.