Acuerdo en demandas por anticoagulante

La compañía farmacéutica alemana Boehringer Ingelheim informó el miércoles que pagará 650 millones de dólares como arreglo a miles de demandas en Estados Unidos que cuestionaron la comercialización y seguridad de su popular anticoagulante Pradaxa.

La empresa dijo que el acuerdo alcanzado en el tribunal federal de St. Louis resuelve aproximadamente 4.000 reclamos, pagando un promedio de 162.500 dólares por caso.

El fármaco, cuyo nombre genérico es dabigatran, fue aprobado en octubre de 2010 por la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos como tratamiento para reducir el riesgo de infarto en pacientes con arritmia cardíaca o fibrilación auricular. Pradaxa bloquea una enzima de la coagulación.

Pero los demandantes argumentaron que la compañía no advirtió adecuadamente a los consumidores de Pradaxa sobre los riesgos, como hemorragias severos, en ocasiones fatal, atribuido al anticoagulante. A diferencia de otros anticoagulantes, señalaron los demandantes, no existe un agente conocido que revierta el efecto o sea un antídoto de Pradaxa, un fármaco alternativo a la warfarina, anticoagulante utilizado durante décadas.

"Boehringer Ingelheim --con sede en Ingelheim, Alemania-- apoya resueltamente el Pradaxa y creyó desde el principio que os reclamos de los demandantes carecen de mérito", dijo el consejo general global de la empresa en un comunicado.

"Una y otra vez, los beneficios y seguridad de Pradaxa han sido confirmados en muchos ensayos clínicos y en análisis de datos", agregó Andreas Neumann. "Este arreglo no cambia los hechos sobre Pradaxa o su importancia para los pacientes".

Pero Neumann dijo que el acuerdo elimina la distracción e incertidumbre de posiblemente años de litigio en el sistema judicial de Estados Unidos.

"Además, debemos considerar que los jurados están formados por personas comunes tienen que decidir sobre asuntos científicos muy difíciles", señaló Neumann. "Todo esto no permite pronósticos confiables sobre el resultado de una enorme cantidad de juicios individuales y es por eso que llegamos a la dura decisión de llegar a un acuerdo".

Roger Denton, uno de los abogados de los demandantes, dijo que el acuerdo fue "un resultado excelente y es en el mejor interés de nuestros clientes que han sufrido lesiones graves por el uso de Pradaxa".

En octubre pasado, Boehringer Ingelheim presentó solicitudes adicionales de aprobación para comercializar Pradaxa como un posible tratamiento para trombosis venosa profunda y embolismo pulmonar.