México debe indemnizar indígena acusada de plagio

Un tribunal federal ordenó a las autoridades federales de México indemnizar a una indígena otomí que pasó tres años en prisión por cargos de haber secuestrado a seis agentes federales antes de ser liberada tras encontrarse diversas irregularidades en el proceso en su contra.

Con ocho votos a favor contra dos, los magistrados del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa determinaron que la indígena Jacinta Francisco Marcial fue acusada y arrestada de manera ilegal y que ahora la Procuraduría General de la República debe indemnizarla por el daño patrimonial y moral que le causó, según un comunicado del órgano judicial.

El monto de la indemnización no fue divulgado por considerar que es información reservada conforme a la ley mexicana de transparencia que protege los datos personales de la gente.

La Procuraduría no había emitido ningún comentario.

Jacinta fue acusada y sentenciada en 2006 a 21 años de cárcel por el supuesto secuestro de seis agentes federales, que participaron en un operativo contra el tráfico de drogas y la piratería en un mercado público de Santiago Mexquititlán, un poblado del estado de Querétaro a más de 190 kilómetros al noroeste de la ciudad de México.

Pero en medio de reclamos de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, la Procuraduría General determinó en 2009 no sostener los cargos en su contra, por lo que fue liberada.

Desde entonces, organismos civiles exigían que se compensara a la indígena, lo cual se ordenó ahora.

Jacinta fue detenida junto con otras dos indígenas, Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, quienes fueron absueltas por la Suprema Corte en 2010 y también fueron liberadas.