Denuncias de 743 personas desaparecidas

La policía salvadoreña recibió 743 denuncias de personas desaparecidas en los primeros cuatro meses del año y que se suman a las víctimas de la escalada de violencia que vive el país, en su mayoría perpetrada por las pandillas.

El director de la Policía Rigoberto Pleités informó el martes de los 743 casos, 75 fueron reportadas fallecidas y 521 continúan desaparecidas.

Las cifras oficiales correspondientes a 2013 indican que hubo 1.911 denuncias de personas desaparecidas y 1.129 no han sido ubicadas.

La violencia continúa en aumento y según estadísticas policiales entre enero y el 20 de mayo se han registrado 1.313 homicidios.

En esta cifra no están incluidas las muertes violentas ocurridas entre el viernes y domingo, que según el estatal Instituto de Medicina Legal sumó 81 víctimas, entre ellas las seis personas que murieron en el ametrallamiento en un autobús del transporte colectivo.

El director de Medicina Legal, René Fortín Magaña afirmó que con el incremento de los homicidios "sobrepasamos la barrera histórica de las 14 muertes (al día) hasta antes de la tregua".

Detalló que de las 81 muertes violentas registradas entre el viernes y domingo, 29 de estos ocurrieron el sábado, convirtiendo el fin de semana más violento de los últimos años.

El ministro de Seguridad Pública, Ricardo Perdomo responsabilizó al crimen organizado y a la narcoactividad de estar utilizando a grupos de pandillas "para dar golpes puntuales en momentos críticos del país".

Perdomo afirmó que los grupos que están involucradas en el incremento de la violencia, "se han entrenado, los han dotado de armas largas, (y tienen) una capacidad de golpes mayores".

"Lo hicieron en el periodo electoral, sabemos que lo están haciendo en este momento del traspaso, de la transición de mando (presidencial) en El Salvador. Aquí hay una mezcla de intereses del grupo organizado utilizando pandillas, utilizando sicarios", afirmó.

Las autoridades de Seguridad Pública y el propio presidente Mauricio Funes han denunciado que los pandilleros han incrementado la violencia para presionar al nuevo gobierno y supuestamente buscar una negociación que les otorgue privilegios en las cárceles.

Fortín Magaña que siempre ha criticado la llamada tregua entre las pandillas, dijo que el incremento gradual de los homicidios y de la violencia en el país, demuestra que la tregua entre las pandillas nunca funcionó, porque nunca ha habido un cambio en la conducta de las pandillas.

Sostuvo que los pandilleros nunca han dejado de matar y que en muchos de los casos han desaparecido a sus víctimas.

En noviembre de 2013, equipos de la policía y del Instituto de Medicina Legal localizaron varias fosas de un cementerio clandestino de las pandillas e la zona oeste del país, donde enterraron por lo menos 44 de sus víctimas.

En marzo de 2012 los cabecillas de las pandillas Mara Salvatrucha MS13 y Barrio 18 acordaron una tregua para bajar la cifra de muertes violentas, luego de que en esa época se registraran al menos 14 muertes al día. Según datos oficiales, después de que se acordó la tregua los homicidios pasaron de 14 a cinco por día, pero desde enero han aumentado a un promedio de 14,3 diarios.

Según las autoridades, los pandilleros están involucrados en la mayoría de crímenes que se cometen en el país. El 70% de los homicidios se atribuye a las pandillas y un 49% de las víctimas corresponde a miembros de esas estructuras criminales.