Senado aprueba a secretario del Trabajo hispano

Un Senado estadounidense dividido aprobó el jueves la nominación como secretario del Trabajo del funcionario hispano Thomas Pérez, el elegido del presidente Barack Obama para el cargo.

Como funcionario del Departamento de Justicia, Pérez, hijo de inmigrantes dominicanos, se ganó los elogios de los demócratas por ejecutar firmemente leyes de derechos civiles y las críticas de los republicanos por ser un ideólogo liberal.

La votación partidaria de 54-46 del jueves representó la tercera vez que una vacante importante en el equipo de dirigentes del segundo periodo de la presidencia de Barack Obama es asignada por el Senado en un lapso de tres días. El cambio inesperado ocurre después del acuerdo bipartidista de esta semana en el que los legisladores republicanos accedieron a poner fin a los bloqueos contra las elecciones en siete nominaciones y los demócratas terminan sus intentos por cambiar las reglas en el Senado para debilitar los poderes de los republicanos, que son minoría.

Pérez, de 51 años y originario de Buffalo, Nueva York, trabajó en un tiempo como recolector de basura. Desde que obtuvo un título de abogado de la Universidad Harvard, su carrera ha incluido periodos como fiscal de derechos civiles del Departamento de Justicia y asistente del senador Edward Kennedy, demócrata de Massachusetts, antes de asumir el cargo de director de la división de derechos civiles del Departamento de Justicia en 2009.

En ese cargo, ha desafiado leyes de Texas y Carolina del Sur que exigen a los electores a mostrar una identificación con fotografía y demandó a Joe Arpaio, jefe de policía del condado de Maricopa, Arizona, argumentando que los hispanos han sufrido caracterización racial durante redadas contra inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización legal.

"Pasó su carrera luchando a favor de las familias trabajadoras, en la protección de nuestras importantes leyes de derecho civil y transformando agencias aquejadas de problemas", dijo la senadora Patty Murray, demócrata por Washington.

El miércoles, el Senado había votado para poner fin a una maniobra obstruccionista contra Pérez. Todos menos seis republicanos votaron en su contra, el número exacto de republicanos que la mayoría demócrata necesitaba para reunir los 60 votos necesarios para poner fin a las maniobras dilatorias contra la candidatura de Pérez.

Después de la votación del jueves, el Senado inició el debate de la nominación de Gina McCarthy como administradora de la Agencia de Protección Ambiental.

McCarthy, que actualmente encabeza la oficina de contaminación de la EPA, las siglas en inglés de la oficina del medioambiente, ha ayudado a elaborar normas que reducen los contaminantes de las plantas de energía y otras fuentes. Algunos republicanos han criticado durante mucho tiempo a la agencia por imponer regulaciones demasiado restrictivas que, según ellos, eliminan empleos.