Republicanos presionan a Obama por Rusia

El Congreso está subiendo la presión a la Casa Blanca para que enfrente a Rusia por no cumplir con un tratado de armas nucleares, un enfrentamiento que podría tensar aún más las relaciones entre Washington y Moscú y apagar las esperanzas del presidente Barack Obama de sumar la reducción del arsenal nuclear a su legado.

Estar en desacuerdo con el presidente ruso Vladimir Putin por el incumplimiento de un tratado de hace 26 años que busca eliminar todo un tipo de armas nucleares no entra en la agenda de Obama para "reanudar" las relaciones con Rusia, pese a la parálisis que reina desde que Moscú le dio asilo al exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden y se anexó la península ucraniana de Crimea. Pero el tema ha hervido a fuego lento por años y los legisladores republicanos quieren que Obama aborde ya el tema.

No está claro por qué el gobierno, que ha tratado el tema con Rusia por canales diplomáticos, no quiere hablar públicamente sobre la supuesta violación de Moscú al Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio firmado en 1987. El tratado prohíbe todo el uso de misiles balísticos y de crucero con rangos entre 500 y 5.500 kilómetros (300 y 3.400 millas).

Hay varias teorías: Estados Unidos no quiere que Rusia se retire del tratado, lo cual podría ser embarazoso para un mandatario que poco después de asumir el cargo puso de manifiesto su visión de un mundo sin armas nucleares.

Obama logró que el Senado ratificara el nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, el pacto de control de armas más importante en dos décadas. El acuerdo, que entró en vigor en febrero de 2011, requiere que Estados Unidos y Rusia reduzcan el número de sus armas nucleares estratégicas a no más de 1.550 para febrero de 2018.

En junio pasado, Obama anunció en Berlín su deseo de reducir el número de armas nucleares de Estados Unidos en casi otra tercera parte, lo que disminuiría el total a entre 1.000 y 1.100 armas para bombarderos y misiles tierra y aire. El mandatario dice que quiere "buscar recortes negociados" con Rusia, algo que posiblemente desapruebe el Congreso si se determina que los rusos violaron el tratado de 1987.