Deslave en Colorado impide buscar desaparecidos

Cuadrillas de rescate buscaban el lunes a tres hombres que siguen desaparecidos después que un tramo de 800 metros (media milla) en lo alto de una montaña saturada con lluvias se derrumbó, provocando un deslave de unos 5 kilómetros (3 millas) en un área remota del oeste de Colorado.

Un trabajador de caminos del condado, su hijo y otro hombre acudieron el domingo a verificar los daños causados por un derrumbe inicial cerca del borde de Grand Mesa, una de las mesetas más altas del mundo, después que un agricultor informó que su sistema de irrigación había dejado de fluir, dijo el alguacil del condado Mesa, Stan Hilkey.

La búsqueda cerca del pequeño pueblo de Collbran se ha visto obstaculizada porque la mayor parte del desprendimiento carece de estabilidad. Inclusive en los bordes, el lodo tiene una profundidad de seis a nueve metros (20 a 30 pies) en algunos puntos. Se presume que tiene decenas de metros en algunos lugares.

Hilkey dijo que no había señales de los hombres ni de su camioneta. No se han revelado sus nombres.

"Todos en esta montaña rezan para que se produzca un milagro ahora", agregó.

La policía calcula que toda la cresta se había estado desplazando gran parte del domingo hasta que alguien llamó para reportar el deslave a las 6:15 de la tarde, describiendo que sonaba como un tren de carga. Hilkey cree que el deslave de la meseta Grand Mesa se debe a la lluvia reciente. Un hidrólogo del Servicio Nacional de Meteorología y un geólogo del Servicio Geológico de Estados Unidos ayudaban a las autoridades a evaluar la situación.

A una distancia de 16 kilómetros (10 millas) se veía en forma de un embudo disminuyendo de grosor sobre una alcantarilla. Cortó un gigantesco canal a través de los árboles.

Nadie más se ha reportado como desaparecido y ninguna casa fue destruida.