Mundial: Correa encabeza despedida a Ecuador

El presidente Rafael Correa encabezó el lunes un acto público para despedir a la selección ecuatoriana, en el que además de desearles suerte, advirtió a sus rivales de grupo "que se cuiden" en la Copa del Mundo de la calidad del combinado nacional.

En un breve discurso, el mandatario hizo referencia a los orígenes "muy humildes" de la mayor parte de los convocados, a quienes calificó como los héroes modernos del país.

Requirió de los jugadores que vayan al Mundial "sin amilanarse, tienen que estar preocupados Francia, Honduras, Suiza porque allá va nuestra selección, a Brasil 2014, vamos a seguir llenando de gloria y de triunfos deportivos ... todo el corazón de la patria con nuestra tricolor".

Ecuador debuta el 15 de junio frente a Suiza, después juega el 20 con Honduras y cierra la primera ronda el 25 contra Francia.

El presidente añadió un especial agradecimiento al técnico del equipo, el colombiano Reinaldo Rueda.

El entrenador tiene previsto revelar la lista definitiva de 23 convocados el 2 de junio, la fecha límite de la FIFA.

Previamente los jugadores recibieron el galardón Al Mérito Deportivo, entregado por el pleno de la Asamblea.

Este es el tercer Mundial al que asiste Ecuador, después de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006.

El capitán del equipo, Antonio Valencia, del Manchester United, recibió la bandera ecuatoriana de manos de Correa en medio de una marcha militar, mientras los cerca de 3.000 aficionados lanzaban emocionadas arengas de apoyo al equipo.

Valencia dijo con la bandera en la mano que "estos son nuestros colores" y "vamos a luchar hasta lo último como siempre, porque esos colores los llevamos en el corazón, podemos ganar, empatar o perder, pero estos colores se los suda".

Agregó que dedicaban su participación en el Mundial "al país entero y en especial a nuestro hermano Chucho Benítez", en referencia a Christian Benítez, delantero ecuatoriano que fue varias veces goleador en el fútbol mexicano y que falleció a mediados del año pasado.

El acto de homenaje a la selección se cumplió en la Plaza Grande, frente al palacio de gobierno, ubicado en pleno centro colonial quiteño. Los futbolistas tenían previsto después almorzar con el jefe de estado.