Israelíes y palestinos abren conversaciones de paz

Con las tensiones altas y las expectativas bajas, negociadores israelíes y palestinos iniciaron el miércoles sus primeras conversaciones formales de paz en casi cinco años, al reunirse en secreto en un nuevo esfuerzo por poner fin a décadas de conflicto.

Ambas partes se esforzaron por evitar filtraciones a los medios de comunicación y mantener la confianza. Los funcionarios sólo dijeron que las conversaciones tuvieron lugar en Jerusalén, y no hubo declaraciones inmediatas de ninguna de las partes.

El gobierno israelí dio a conocer un breve video en el que se ve a los principales negociadores, Yitzhak Molcho y Tzipi Livni, de Israel; y Saeb Erekat, de los palestinos, estrechándose las manos.

Antes de la reunión, ya había señales de problemas. Un nuevo intento israelí para construir cientos de nuevas viviendas en los asentamientos judíos y nuevos combates en la Franja de Gaza gobernada por Hamás subrayaron el duro camino por delante.

"Estamos comprometidos a hacer el esfuerzo, por el bien de Israel y de los valores de Israel", dijo Livni, la jefa negociadora de Israel, al Canal 10 de la televisión antes de que comenzaran las conversaciones. "Va a ser complicado y complejo, pero no me rindo".

El miércoles por la noche, ambas partes confirmaron que la reunión había terminado después de varias horas. Un funcionario palestino dijo que habían acordado reunirse cada semana, alternando entre Jerusalén y la ciudad cisjordana de Jericó. El funcionario habló bajo condición de guardar el anonimato debido al compromiso de las partes a mantener en secreto la información. No había más detalles disponibles de inmediato.

El encuentro coronó meses de intensa diplomacia por el secretario de estado norteamericano John Kerry, que visitó la región cinco veces desde que asumió el puesto.

Ambas partes tienen pocas expectativas sobre las negociaciones, el tercer intento desde el año 2000 de acordar los términos de un Estado palestino paralelo al judío.

La reunión comenzó apenas horas después de la excarcelación de 26 prisioneros palestinos por Israel, descrita como la primera de cuatro a realizarse en los próximos meses, como gesto de buena voluntad para el proceso de diálogo.

Sin embargo, un alto funcionario palestino advirtió el miércoles que las negociaciones podrían colapsar rápidamente debido a la continua construcción de asentamientos judíos en territorios conquistados en la guerra de 1967 y que los palestinos reclaman como parte de un futuro estado.

En la última semana, Israel hizo tres anuncios sobre planes para construir más de 3.000 apartamentos en asentamientos judíos de Cisjordania y el este de Jerusalén.

"Las negociaciones podrían colapsar en cualquier momento por las prácticas israelíes", dijo Yaser Abed Rabo, asesor del presidente palestino Mahmud Abás, a la radiodifusora Voz de Palestina.

En Israel, los políticos más dispuestos a un acuerdo expresaron que albergaban esperanzas, mientras que los intransigentes eran pesimistas.

El ministro del gabinete Yakov Peri, del partido centrista Yesh Atid, dijo que se agotaba el tiempo y que ambas partes deberían afanarse en lograr un acuerdo. "No tenemos muchas más oportunidades para resolver este conflicto", dijo a la radio del ejército israelí.

Los palestinos quieren fundar su Estado en Cisjordania, Gaza y el este de Jerusalén, territorios que Israel capturó en 1967. Desde entonces, Israel ha construido decenas de asentamientos en esas zonas que hoy alojan a más de medio millón de israelíes y que son calificados como ilegales por la mayoría de la comunidad internacional.

Desde las primeras negociaciones en el 2000 surgió un bosquejo de acuerdo: un Estado palestino en la vasta mayoría de las tierras capturadas en la guerra, con ajustes de fronteras y un intercambio de tierras que permita a Israel anexar zonas donde vive la mayoría de los colonos judíos.

___

Los periodistas de The Associated Press Mohamed Daraghmeh en Ramala, Cisjordania, y Ian Deitch en Jerusalén contribuyeron a este despacho.