Presidente interino exhorta a egipcios a que voten

El gobernante interino egipcio Adly Mansur exhortó el domingo a los electores a que participen en los comicios presidenciales de esta semana y afirmó que el voto contribuirá a la configuración del futuro del país.

En un intento para tranquilizar a los egipcios, Mansur afirmó en un discurso televisado que las instituciones, incluido su despacho, no interferirán en la votación del lunes y el martes.

"Salgamos todos a votar mañana y pasado para manifestar nuestra libre decisión. Elijamos sin que nadie nos induzca o dicte a la persona que confiamos tiene la capacidad de construir y dirigir la nación", declaró Mansur.

El exjefe del ejército Abdul Fatá El Sisi es el gran favorito para ganar los comicios.

Su único contrincante es el político izquierdista Hamdin Sabahi, que ocupó el tercer lugar en las anteriores elecciones presidenciales en 2012.

El Sisi encabezó la toma del poder en la que fue derrocado en julio el islamita Mohamed Morsi, el primer presidente surgido de las urnas en Egipto, y lo sustituyó con Mansur, un juez de carrera.

"Las instituciones del estado, con la presidencia en el centro, guardarán la misma distancia de los dos candidatos presidenciales. No han ordenado ni lo harán, que los ciudadanos voten específicamente a favor de alguno (de los aspirantes)", dijo el presidente interino.

"En su lugar, nos interesa a todos la seguridad y que haya una amplia participación popular", declaró Mansur en el discurso grabado de cinco minutos.

El Sisi tiene desde julio el apoyo de los medios de comunicación, tanto estatales como privados, al beneficiarse de una ola de fervor nacionalista que se destacó por su adulación hacia el Ejército, que aparece como la institución más fuerte y confiable del país.

El gobierno que El Sisi instaló y que tiene el apoyo del ejército desde el derrocamiento de Morsi ha reprimido a la Hermandad Musulmana, cientos de cuyos integrantes fueron aniquilados y miles detenidos. Morsi proviene de la Hermandad Musulmana.

El Sisi, al parecer por razones de seguridad, no hizo campaña en las calles y restringió sus actividades a entrevistas en televisión y reuniones con diversos grupos de interés.

Sabahi, por su parte, ha recorrido el país y se presenta como el "candidato de la revolución", en alusión a la revuelta en la que fue derrocado el régimen del autócrata Hosni Mubarak, que gobernó mucho tiempo el país.

Por otra parte, un supuesto integrante de un grupo inspirado en al-Qaida, perdió la vida al estallarle la bomba que llevaba en un camino en la conflictiva península del Sinaí, en Egipto, según autoridades de seguridad.

El padre del extremista perdió un brazo en el estallido que ocurrió el sábado, según las autoridades. Ambos hombres son miembros del grupo extremista Ansar Beit al-Maqdis, al que se atribuyan algunos de los atentados más sangrientos de los últimos años en Egipto.