Puerto Rico debate leyes de derechos homosexuales

Grupos religiosos se congregaron el miércoles frente a la asamblea legislativa de Puerto Rico para protestar contra propuestas de ley que permitirían que parejas homosexuales adopten niños y que establecerían un currículo en escuelas públicas para examinar asuntos de género, incluyendo discriminación sexual.

Una de las mayores organizaciones cristianas en la isla, Puerto Rico Pro Familia, dijo que buscaría dos enmiendas constitucionales para limitar el matrimonio a las parejas heterosexuales y dar a los padres el derecho exclusivo a educar a sus hijos sobre asuntos de sexo.

"Hay ciertos asuntos que no son negociables", dijo el doctor César Vázquez Muñiz, portavoz de Puerto Rico Pro Familia. "El problema es que ellos están tratando de cambiar los valores de este país".

La legislatura está realizando en estos momentos audiencias públicas sobre las propuestas de ley y se espera que las debata pronto, en momentos en que el territorio estadounidense realiza gestiones por una expansión de los derechos de los homosexuales, ante la oposición religiosa.

La senadora María González López, que presentó las dos propuestas, le dijo a The Associated Press que no se debe discriminar a los niños y que prohibir que parejas homosexuales adopten tiene repercusiones económicas, emocionales y sicológicas.

"Es imperativo que esta asamblea legislativa reconozca y no niegue a familias existentes sus derechos", dice una de las propuestas. "Los estilos de vida de las personas se están alejando cada vez más del núcleo familiar tradicional".

La propuesta fue presentada luego que la Corte Suprema de la isla votase 5-4 en febrero para ratificar una ley local que prohíbe adopciones por parejas homosexuales. La decisión fue apelada infructuosamente por una mujer puertorriqueña que durante casi una década ha tratado de adoptar a una niña a quien su pareja de más de 20 años dio a luz tras fertilización in vitro.

Los jueces supremos dijeron que correspondía a los legisladores cambiar la ley de adopción si así lo decidían.

La otra propuesta presentada por González prescribe que las escuelas públicas enseñen un currículo que trate de promover igualdad de géneros y reducir la violencia hogareña en la isla.

Oponentes dicen que solamente los padres deberían enseñar a sus hijos sobre esos asuntos.