Polonia: Jaruzelski fallece a los 90 años

El general Wojciech Jaruzelski, quien sobrevivió a un campamento de trabajos forzados en Siberia, fue un sirviente poco probable a la Unión Soviética y su ideología comunista.

El último líder comunista polaco, el general de lentes oscuros mejor conocido por la ley marcial que impuso en 1981 en una ofensiva contra el sindicato Solidaridad, falleció el domingo a los 90 años tras una larga batalla contra el cáncer y un reciente embolismo.

Nacido en una familia católica y patriota, Jaruzelski y sus familiares fueron deportados a Siberia por el Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial, donde falleció su padre y le afectó la vista al futuro general, lo que lo obligaba a usar lentes oscuros.

A pesar de lo que sufrió a manos de los soviéticos, Jaruzelski impuso fielmente la voluntad de Moscú sobre su nación subyugada hasta que el comunismo se vino abajo en Europa Orienta en 1989.

Polonia sigue profundamente dividida sobre si considerar a Jaruzelski un traidor que impuso la voluntad de Moscú o un patriota que tomó una decisión agonizante para evitar un baño de sangre polaca a manos de la Unión Soviética.

Jaruzelski provoca emociones muy fuertes por la decisión que terminó definiéndolo: la imposición de la ley marcial en 1981, una fuerte ofensiva contra el sindicato pro democrático Solidaridad fundado meses antes por Lech Walesa.

Uno de sus principales adversarios, el disidente anticomunista Adam Michnik, cree que el general no tuvo otra opción.

"Si uno tiene que escoger entre la ley marcial y una intervención militar soviética, no se puede dudar", dijo Michnik a The Associated Press. "Queda claro que fue la decisión menos mala".

Jaruzelski prefería ser recordado por las negociaciones en que ocho años después ayudó a desmantelar el régimen y colocó a Polonia en el camino de la fuerte democracia de que disfruta hoy.

La supresión de Solidaridad resultó en el encarcelamiento de cientos de miles de disidentes, la muerte de docenas y un estancamiento económico que contribuyó al desplome del régimen.

"Un creyente trágico que hizo un pacto con el diablo de buena fe", es como la escritora croata Slavenka Drakulic describió a Jaruzelski.

La imagen de Jaruzelski en su uniforme verde olivo anunciando la ley marcial en televisión es icónica.

Hombre de postura rígida y quien no parecía sentir emociones, leyó un documento cuando anunció la ley marcial que ilegalizaba a Solidaridad, el primer sindicato independiente en la historia del bloque comunista.

"La alianza polaco soviética es y será los cimientos de los intereses del estado polaco", dijo.

Durante los siguientes 18 meses, los polacos tuvieron que enfrentar toque de queda, la interrupción del servicio telefónico y soldados y tanques en las calles. Casi 100 personas murieron en la represión y decenas de miles de activistas de Solidaridad fueron encarcelados, entre ellos los futuros presidentes Lech Walesa --líder de Solidaridad-- and Lech Kaczynski.

Jaruzelski, quien dirigió el gobierno entre 1981-85 y el Partido Comunista desde 1981 hasta la caída del régimen comunista en 1989, defendió repetidamente su decisión. "El mal mayor hubiera sido una intervención (soviética)", dijo en una entrevista en 2005 con The Associated Press.

Después de la transición a la democracia, alegó que a final de cuentas debían juzgarlo por su papel en negociar pacíficamente un acuerdo de compartir el poder con Solidaridad.

En 2006, el estatal Instituto de la Memoria Nacional que investiga crímenes de la era comunista, lo acusó de infringir la Constitución y de liderar un "grupo criminal organizado de naturaleza militar"

Jaruzelski asistió a audiencias de sus juicios pero nunca lo condenaron.

Hasta el momento no se conocen los planes para los funerales.

A Jaruzelski le sobreviven su esposa, una hija y un nieto.

___

La reportera de la AP Monika Scislowska contribuyó a este despacho desde Varsovia.