Panamá: expertos ONU inspeccionan barco norcoreano

Los expertos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas inspeccionaron el miércoles el mercante norcoreano retenido hace un mes en un puerto del Caribe panameño con material militar de Cuba sin declarar, en el segundo día de una visita a este país para investigar el caso.

El grupo se desplazó hasta el puerto de Manzanillo, en la provincia norteña de Colón, para visitar el buque Chong Chon Gang, aunque no se pudo conocer de parte de las autoridades si llegaron a hacer contacto con los tripulantes, detenidos en un puesto del Servicio Nacional Aeronaval en la misma región.

Los expertos deben dar un informe de la investigación al comité de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que deberá decidir si el caso violó el embargo de armas impuesto a Corea del Norte, y si amerita algún castigo.

El fiscal panameño a cargo del caso dijo, por otra parte, que el proceso judicial a los 35 tripulantes del buque sigue su curso y que los marinos permanecerán detenidos hasta que se resuelva un recurso de garantía presentado a su favor ante la Corte Suprema de Justicia.

Javier Caraballo, fiscal de drogas del Ministerio Público, explicó por teléfono a The Associated Press que la Corte Suprema de Justicia --el máximo tribunal del país-- no ha resuelto un recurso de hábeas corpus presentado la semana pasada por un abogado local con el que se busca determinar si la detención de los tripulantes fue legal o no.

La situación jurídica y el futuro de la tripulación levanta insistentes interrogantes y especulaciones, en momentos en que los expertos de la ONU que velan por las sanciones a Corea del Norte realizan su visita de trabajo, que comenzó el martes y en cuya primera jornada examinaron los pertrechos militares bajados de la embarcación. El material fue trasladado desde Colón a una antigua base aérea estadounidense en la entrada del Canal de Panamá por el Océano Pacífico.

Poco después de la retención del buque hace un mes, el Ministerio Público formuló cargos a la tripulación por el supuesto delito de atentar contra la seguridad colectiva del Estado por intentar transportar material bélico peligroso de origen cubano y sin declarar por el canal.

Esa acusación criminal no ha sido levantada por el Ministerio Público, afirmó el fiscal ante una consulta sobre versiones periodísticas de que el gobierno liberaría a los marinos en cuestión de semanas.

En el caso de que la Corte falle favorablemente, los marinos quedarían en libertad y podrían salir del país, dijo a la AP Julio Berríos, profesor de Derecho Internacional en la Universidad de Panamá.

Berríos ha cuestionado la detención de los norcoreanos y sostiene que "no hay ninguna razón para encausar criminalmente" a la tripulación. Argumenta que no cabe lo de atentar colectivamente porque los pertrechos militares son obsoletos --según lo que dice el gobierno cubano-- y que los marinos probablemente desconocían lo que iba dentro de los contenedores. La tripulación se ha negado a dar declaraciones, según el Ministerio Público.

Las autoridades de seguridad panameñas abordaron el barco el 10 de julio cuando enfilaba al canal por el Atlántico ante sospechas de que transportaba drogas, pero descubrieron contenedores ocultos por toneladas de azúcar cruda con el material militar. La Habana informó tras la retención del buque que había salido de un puerto de la isla con toneladas de azúcar y equipo defensivo para reparación como parte de un convenio con Corea del Norte.

Panamá consideró que esa carga militar debió haber sido declarada antes del paso por el canal y la ONU elogió a este país por actuar rápidamente e informar de la retención del buque.

El gobierno panameño expresó el martes que el caso representa un incidente que transgrede resoluciones del Consejo de Seguridad y que su solución debe pasar por lo que dictamine el organismo y las leyes panameñas. Ha dicho, a su vez, que la decisión sobre qué va a pasar con el buque, la carga bélica y el azúcar se tomaría tras conocer la postura que adopte el organismo respecto al caso.

Por otra parte, mientras los expertos hacen su trabajo y presentan su informe, el proceso judicial a la tripulación sigue su marcha, enfatizó el fiscal.