Yemen dice que mató a terrorista buscado

Yemen informó el domingo que mató a uno de los milicianos de al-Qaida más buscados. Horas antes, unidades antiterroristas apoyadas por fuerzas del ejército y aviones teledirigidos estadounidenses atacaron refugios del grupo en la región montañosa de Arhab al norte de Saná, operación en la que murieron cinco milicianos y seis soldados, dijeron jefes militares.

La declaración del ministerio de defensa no suministró detalles sobre dónde o cuándo murió Saleh al-Tays. Su nombre figura en la lista de los 25 terroristas más buscados en Yemen. Los militares habían atacado antes a al-Tays y se supuso varias veces que había muerto en operaciones teledirigidas.

La declaración dijo que al-Tays participó en el asesinato de un político yemení este año y en los asesinatos de diplomáticos extranjeros y civiles yemeníes.

Al-Tays es uno de los 25 en la lista de terroristas buscados que emitió el gobierno en agosto de 2013 bajo la sospecha de que planeaban atacar oficinas y organizaciones extranjeras, como también instalaciones del gobierno yemení, policías y militares. La declaración mencionó algunas figuras de Al-Qaida en la Península Arábiga, incluyendo los saudíes Ibrahim Hassan el-Assiri e Ibrahim Mohamed el-Rubaish, que quedó en libertad de la prisión de Guantánamo en 2006.

Estados Unidos considera la filial de al-Qaida en Yemen como una de las redes terroristas más peligrosas del mundo y ha lanzado ataques dirigidos contra sus principales figuras.

Funcionarios militares dijeron que el ataque en Arhab se dirigió contra milicianos que huyeron de las provincias de Shabwa y Abyan, donde el ejército lanzó una gran ofensiva este mes que les causó fuertes pérdidas y obligó a otros a huir.

El sábado por la noche, aviones yemeníes lanzaron tres ataques contra automóviles en que supuestamente viajaban milicianos en esa área y mataron a dos de estos, agregaron.

Los funcionarios añadieron que un ataque teledirigido estadounidense en la madrugada del domingo mató a tres supuestos milicianos de al-Qaida que se ocultaban en el pueblo de Uther y otros huyeron al pueblo cercano de Wasil.

Con apoyo logístico estadounidense, fuerzas especiales del ejército yemení atacaron Wasil y libraron una encarnizada batalla con los milicianos en fuga que se prolongó más de una hora y lograron arrestar a 12 milicianos, incluso ocho saudíes. Agregaron que en los choques murieron seis soldados.