Chile: paro de advertencia en mina Escondida

Los 4.800 trabajadores de la mina Escondida, la mayor productora de cobre mundial, paralizaron las labores por 24 horas para exigir el fin de lo que consideran atropellos laborales y la entrega de una bonificación por utilidades.

El presidente del sindicato, Marcelo Tapia, dijo a la Associated Press que la paralización empezó a las 8 de la mañana del miércoles y debe concluir el jueves a la misma hora, lo que implicará una pérdida de 20 millones de dólares para sus dueños, una empresa multinacional. No descartaron convertir la huelga en un movimiento indefinido.

A la huelga se sumaron las minas Spence y Cerro Colorado, propiedad de BHP Billiton.

La compañía, cuya producción supera el millón de toneladas métricas anuales, no se ha pronunciado hasta el momento sobre la huelga y tampoco ha respondido un mensaje electrónico de AP.

El dirigente aseveró que "en la minera Escondida no existe el control de asistencia legal, los trabajadores están trabajando más de 12 horas, que es lo que permite la autorización de jornada excepcional", y que al no existir, no podemos comprobar "las transgresiones que están ocurriendo". Los huelguistas también denunciaron la situación a la Inspección del Trabajo la semana pasada, agregó.

Los dueños de Escondida son la australiana BHP Billiton, con 57,5%; la británica Río Tinto, con un 30%, así como Jeco Corp. y Jeco 2, con un 10 y un 2,5%, respectivamente. La anterior huelga de Escondida fue en 2011 y duró 15 días.

Tapia también denunció que la compañía "ha instalado cámaras de espionaje en las cabinas de los camiones de extracción, lo cual es una transgresión flagrante del derecho a la intimidad y la privacidad de los trabajadores". Tapia indicó que la compañía dice que los hace por motivos de seguridad, por ejemplo, para ver si el trabajador pestañea mucho y puede tener un accidente. "Eso es una excusa, hay otra intención, que es vigilar e intimidar a los trabajadores", expresó.

Escondida está en pleno desierto de Atacama, el más árido del mundo, 170 kilómetros al sureste de Antofagasta, a 3.100 metros de altura.

Los mineros también exigen el pago de un bono anual por las utilidades de la empresa que, aunque no está considerado en el contrato, se paga desde 2007. "Este año (la empresa) se ha negado a pagarlo y nos exige firmar un protocolo de acuerdo, que es ilegal, arbitrario, asimétrico, porque sólo le da garantías a la compañía".

"Una de esas cláusulas inaceptables es que del 100% de las metas de producción de cobre fino para el año, nosotros tenemos que llegar al 101%", añadió Tapia. Dijo que si no se llega al 101%, "la compañía se lleva toda la plata para el extranjero y no le paga un peso (la moneda local) al trabajador".

Precisó que es una bonificación voluntario, discrecional por parte de la compañía que, sin embargo, se ha convertido en un "derecho adquirido". La bonificación se paga en agosto.

Las utilidades de Escondida 2012 fueron de 3.168 millones de dólares.

El dirigente dijo que la huelga debería concluir el jueves. "Sin embargo, no descartamos otros escenarios que vamos a analizando con la asamblea, de que esto tal vez podría convertirse en una paralización indefinida".