Ataque en Yibuti; 3 españoles heridos

La Fuerza Naval de la Unión Europea y la Unión Africana condenaron el domingo un ataque que según el gobierno involucró a dos atacantes suicidas somalíes y que dejó tres muertos en la pequeña nación africana de Yibuti. Tres aviadores militares españoles resultaron heridos.

El ataque ocurrió el sábado por la noche cuando estalló una bomba en un restaurante frecuentado por soldados internacionales. La ciudad portuaria de Yibuti es usada como base de varias fuerzas militares, incluso de Estados Unidos, que tiene allí su única base permanente en África.

El ministerio de defensa en Madrid informó que un sargento y dos cabos de la fuerza aérea española resultaron heridos. Agregó que las heridas no ponían en riesgo sus vidas y que eran atendidos en un hospital militar.

Un avión de la fuerza aérea española partió el domingo desde la base aérea de Torrejón, en Madrid, para evacuarlos. España participa en una operación contra la piratería en Yibuti para proteger las vías navales internacionales y mantiene más de cien militares en misiones de inteligencia y vigilancia frente a las costas somalíes y en el Océano Indico.

El ministerio de relaciones exteriores alemán dijo que tres alemanes resultaron heridos. En una declaración agregó que son miembros civiles de la misión de la UE contra la piratería. Funcionarios alemanes dijeron que hubo una explosión pero no consignaron la causa. El ministerio del interior de Yibuti dijo que "según las primeras indicaciones de la investigación, fueron dos atacantes suicidas de origen somalí, un hombre y una mujer con velo".

La agencia noticiosa yibutí ADI dijo que hubo tres muertos y 15 heridos.

El gobierno británico dijo el domingo que la explosión "produjo un número de fatalidades y muchos heridos graves, incluyendo occidentales". Aconsejó "extrema precaución y vigilancia" en cualquier viaje a Yibuti.

Yibuti contribuye a la fuerza militar de la Unión Africana que combate a los milicianos en Somalia. Combatientes de Al-Shabab han efectuado anteriormente ataques en Uganda y Kenia, que también aporta soldados. Funcionarios etíopes creen que milicianos somalíes intentaron infructuosamente lanzar un ataque en Adis Abeba, la capital.