España vota con incertidumbre hasta el final

Abiertas desde la nueve de la mañana las casillas de votación, España elige el domingo sus representantes al parlamento europeo en unas elecciones que se prevén apretadas hasta el último puñado de votos.

El gobierno del Partido Popular ha sufrido una ajetreada campaña con sonada polémica por las declaraciones machistas de su representante Miguel Arias Cañete y ve comprometido su triunfo ante el Partido Socialista, líder de la oposición y con Elena Valenciano como cabeza de cartel.

Más de 36 millones de españoles están convocados a las urnas en las séptimas elecciones europeas desde que el país entrara en democracia, y se antojan claves tanto la abstención como los votos a partidos minoritarios que puedan restar al global de los dos principales candidatos.

Tras fuertes críticas por sus devastadores recortes sociales y con un referendo independentista catalán en el horizonte, el gobierno de Mariano Rajoy espera que un buen resultado alimente sus posibilidades de reelección en los sufragios nacionales dentro de año y medio, mientras que el PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba intenta resurgir tras la peor crisis de liderazgo de su historia.

En su intento de promover una participación que se anticipa menor al 50%, la mayoría de candidatos se presentaron a primera hora a votar en algunos de los 23.026 colegios electorales dispuestos, en un arranque de jornada sin incidentes de relevancia, desarrollado bajo "absoluta normalidad", dijo la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro.

Cañete fue el primero en acudir a votar en Jerez, puntualmente a la hora de apertura, mientras que el presidente Rajoy lo hizo al mediodía en Madrid.

"Sería bueno para todos que la inmensa mayoría de españoles votase", insistió Rajoy.

El candidato de Convergencia i Unió, Ramón Tremosa, remarcó que la jornada marcaría en parte el futuro del proceso independentista catalán. "Nuestra libertad pasa por las urnas", subrayó.

A España le corresponden 54 escaños de los 751 que componen el hemiciclo europeo.

La legislación europea prohíbe la facilitación de datos del escrutinio hasta el cierre de todos los colegios electorales, con lo que los españoles deberán esperar a las 23:00 horas locales para conocer los resultados del 90% del escrutinio, puesto que a esa hora es cuando los italianos darán por concluida la jornada de votación.