Padre de víctima de tiroteo critica acceso a armas

Un hombre cuyo hijo fue una de las personas que murió en un ataque a tiros cerca de una universidad de California exhibía dolor y rabia mientras hacía una descripción de su familia "ensimismada y destrozada" y de la proliferación de armas de fuego que cree acabó con la vida de su vástago.

"Nuestro hijo Christopher y otros seis están muertos", dijo el sábado Richard Martínez a los reporteros reunidos afuera de la delegación de policía en una conferencia de prensa un día después del ataque a tiros cerca de la Universidad de California, en Santa Bárbara, donde su hijo de 20 años era estudiante de segundo año. "Uno nunca piensa que le sucederá a su hijo hasta que pasa".

El agresor, identificado por las autoridades como Elliot Rodger, de 22 años, disparó durante 10 minutos mientras recorría la comunidad de Isla Vista en una oleada letal que espeluznantemente reflejó las amenazas hechas en un video publicado esa misma noche en YouTube, indicaron las autoridades.

Christopher Ross Michael-Martínez fue la última de las seis personas muertas a manos de Rodger antes de que el agresor presuntamente se suicidara de un disparo, de acuerdo con las autoridades.

La policía proporcionó nuevos detalles sobre la amplitud de los ataques al describir la manera en que Rodger fue de un lugar a otro, abrió fuego al azar y se enfrentó a tiros con la policía antes de estrellar su auto BMW. El sospechoso tenía más de 400 municiones sin usar en su vehículo.

Martínez contuvo las lágrimas mientras hablaba, luego mostró enojo mientras hacía declaraciones sobre las leyes de armas de fuego y quienes cabildean legislativamente a favor de estos instrumentos.

"El debate sobre los derechos a poseer armas de fuego. ¿Y qué hay del derecho a vivir de Chris?", cuestionó Martínez. "Me pregunto "cuándo dirá la gente: 'Detengan esta locura. No queremos vivir de esta manera. Demasiadas personas han muerto".

Michael-Martínez era estudiante de la carrera de Inglés que planeaba viajar a Londres el próximo año y estudiar la carrera de Derecho después de su graduación, indicó su padre.

"Chris era un gran chico", dijo Martínez. "Pregúntenle a cualquiera que lo haya conocido. Su muerte ha dejado a nuestra familia ensimismada y destrozada".

Otras siete personas permanecen hospitalizadas con heridas graves.

Las autoridades confirmaron que Rodger era hijo de Peter Rodger, uno de los directores asistentes en la película "The Hunger Games".