Julián Castro deja futuro incierto en Texas

El alcalde de San Antonio Julián Castro siempre fue considerado un político que podría esperar a los cambios demográficos en Texas hasta 2018, para que el demócrata hispano pudiese competir para gobernador.

En cambio, el astro en ascenso político, de 39 años de edad, aceptó la oferta del presidente Barack Obama para ser el secretario de la vivienda. La promoción, además de colocar a Castro como posible candidato a la vicepresidencia en 2016, llega en un momento en el cual su estado --intensamente republicano-- no podría brindarle nada mejor a corto plazo.

Los demócratas, encabezados por los arquitectos de la reelección de Obama en 2012, han colocado millones de dólares en el estado para hacer de Texas un lugar de cambio posible.

En dos décadas, ningún demócrata ha ganado la gobernación de Texas, la mayor racha de Estados Unidos. Sin embargo, la creciente población hispana del estado --desde el 2000 los hispanos suman dos de cada tres residentes nuevos-- ha esperanzado a los demócratas. Al mismo tiempo, un cambio de esa magnitud podría seguir siendo un objetivo a muy largo plazo.

"Si hacemos lo que debemos, estaremos bien en Texas por mucho, mucho tiempo", dijo Lionel Sosa, un ex asesor republicano del presidente George W. Bush que ayudó a los republicanos a llevarse el 40% del voto hispano en los comicios presidenciales de 2004.

Castro es un astro ascendente que el viernes Obama tildó de "todo un astro". El mandatario lo eligió en 2012 para pronunciar el discurso principal en la Convención Nacional Demócrata. Un estadounidense de origen mexicano cuya madre fue activista de los derechos civiles, Castro acababa de haber sido reelegido con facilidad en San Antonio, donde prometió continuar en la alcaldía hasta 2017, cuando no podría por ley volver a postularse.

Sus allegados sostienen que integrarse en el gabinete de Obama, tras rechazar la invitación anteriormente, no fue porque Castro se hubiera tornado pesimista o impaciente sobre su futuro en Texas.

"Mucha gente cree en los cambios demográficos que ocurren en nuestro estado. Creo que (Castro) conoció siempre las realidades demográficas y políticas en Texas", dijo el representante estatal Trey Martínez Fischer, otra estrella ascendente en San Antonio. "Sin embargo, la oportunidad sólo se presenta un número limitado de veces cuando el presidente de Estados Unidos te pide que trabajes con él".

Mark McKinnon, un estratega republicano que colaboró en la campaña presidencial de Bush y John McCain, dijo que Castro llegó al tope de sus posibilidades políticas en su medio ambiente.

"Creo que Julián Castro es un pez importante al que se le ha quedado pequeño su estanque en Texas", dijo en una entrevista por correo electrónico.

Wendy Davis, una demócrata de Texas tan famosa como Castro tras un filibusterismo de 13 horas contra las nuevas restricciones del aborto a mediados del año pasado, ha entusiasmado a su partido tanto como la gobernadora Ann Richards, que apenas obtuvo el cargo en 1990. Con todo, Davis sigue estando muy distanciada en los sondeos de opinión ante el secretario de Justicia Greg Abbott.

Los republicanos no han perdido sus raíces conservadoras: los candidatos del Tea Party seguramente darán una dura batalla a los republicanos del sistema establecido y ganarán en los desempates de las primarias del martes.

Los demócratas sostienen que 2020 es un objetivo realista para que Texas sea un estado oscilante y cambie de republicano a demócrata. Obama perdió Texas por 16 puntos en 2012 y un año después, su campaña electoral lanzó el programa Campo de Batalla Texas con el objetivo de usar una organización de barrio a largo plazo para poder obtener los 38 votos electorales de ese estado.

De ser confirmado por el Senado, Castro será uno de los hispanos más destacados en el gobierno federal. Hace dos años, Castro respondió a las conjeturas constantes sobre su límite político con un video en el que pregunta a su asistente personal de iPhone, Siri, si debería postularse a un cargo más importante.

"Ay, mijo", respondió el teléfono en español. "Por supuesto que deberías".

___

Paul J. Weber en Twitter: www.twitter.com/pauljweber