Insurgentes y ejército sirios acuerdan tregua

Los insurgentes sirios y las fuerzas gubernamentales acordaron una tregua en una zona dominada por la oposición cerca de la ciudad central de Homs, dijeron el sábado los activistas.

La tregua, que comenzó el viernes, ocurre cuando las fuerzas leales al presidente Bashar Assad intentan ocupar el mayor número de zonas controladas por los rebeldes en los principales centros urbanos antes de las elecciones presidenciales del 3 de junio.

Assad seguramente ganará un tercer mandato de siete años, pero los activistas de la oposición han criticado la votación, por considerarla ilegítima al ocurrir en medio de una guerra civil que comenzó hace cuatro años y en la que han perecido unas 160.000 personas, dijeron los activistas.

La tregua en al-Waar, al otro lado del Río Orontes y frente a Homs, permitirá a las partes beligerantes negociar un acuerdo que autorizará a los insurgentes abandonar el área sin ser atacados o posteriormente detenidos.

Un activista sirio que usa el nombre de Thaer Khalidiya dijo que la tregua entró en vigencia el viernes y debía durar tres días, hasta el domingo por la noche.

Rami Abdurrahman, de la entidad activista Observatorio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, y el canal de Jezbolá al-Manar, que respalda a Assad, confirmaron igualmente la tregua.

Es similar al alto el fuego acordado a principios de mayo que a la postre permitió la evacuación de centenares de insurgentes de zonas dominadas por la oposición de la parte antigua de Homs.

Las fuerzas de Assad han combinado el bombardeo de las zonas sitiadas de la oposición con treguas negociadas y evacuaciones a fin de recuperar el territorio ocupado por los insurgentes.

Al-Waar está cercada por el gobierno desde hace seis meses, lo que ha impedido la entrada en la ciudad de alimentos y combustible, en un área en la que residen decenas de miles de civiles.

El activista Khalidiya dijo que aunque los insurgentes tenían fuerza en al-Waar, fueron presionados por los residentes para que abandonaran el área.

Agregó que muchos residentes temieron que sufrirían penuria y hambre, como los civiles en las zonas insurgentes de Homs, si continuaba mucho más el cerco de al-Waar.

El sábado, un coche bomba mató a dos personas en una zona pudiente de Damasco.

El jueves por la noche, un ataque con morteros contra los partidarios de Assad mató a 39 personas e hirió a 205 en la ciudad meridional de Dará, dijo el viernes la televisión estatal siria.