China: Relatos de terror tras ataque a mercado

Los atacantes lanzaban explosivos desde dos camionetas que se desplazaban a toda velocidad en un concurrido mercado de verduras, donde atropellaban personas y puestos.

La señora Li pesaba productos en la báscula pública cuando uno de los vehículos la embistió y la aventó del lugar.

"Todo ocurrió muy rápido, parecía que pasaba volando un avión", declaró el viernes Li, de 70 años, en el hospital donde la atendían de la fractura de una cadera.

Los agresores desataron otras explosiones potentes. En total 43 personas fueron asesinadas y más de 90 resultaron heridas en el ataque del jueves, en los hechos de violencia más recientes y más sangrientos ocurridos en los últimos meses en la región de Xinjiang, en el extremo noroeste de China.

Un día después del ataque en Urumqi, la capital de Xinjiang, los sobrevivientes narraron su experiencia de terror y dijeron sentirse vulnerables frente a una insurgencia que ha estado latente desde hace mucho tiempo contra el dominio chino y que ha golpeado en dos ocasiones en las últimas semanas en la ciudad.

La hija de la señora Li dijo que el peligro de la violencia es ahora un factor mucho mayor en la vida diaria de la población china de Xinjiang.

"La violencia parecía distante, y ahora tengo a mi madre en cama. El peligro lo tenemos aquí con nosotros y no nos atrevemos a salir", declaró la hija, que se abstuvo de facilitar su nombre.

Las autoridades locales afirmaron que la policía ha identificado a cinco sospechosos, cuatro que murieron en el ataque y otro al que se capturó el jueves, según la Agencia de Noticias Xinhua.

Las cinco personas "habían estado influenciadas desde hace mucho tiempo por el extremismo religioso", de acuerdo con la agencia.

Según Xinhua, el viernes dio inicio una campaña de un año contra la "violencia terrorista" y Xinjiang será "el principal campo de batalla".

China hará pleno uso de las fuerzas políticas y legales, el ejército y la policía armada, y se concentrará en los terroristas, los grupos religiosos extremistas, lugares donde se guarden armas de fuego y se fabriquen explosivos así como en campos de entrenamiento de terroristas.

___

Contribuyeron a este despacho los periodistas de The Associated Press, Christopher Bodeen, en Beijing, así como Aritz Parra y Andy Wong, en Urumqi.