Dell aplaza votación sobre futuro de la empresa

Dell retrasó el jueves la votación sobre el plan del fundador de la empresa, Michael Dell, para volver privada la empresa de computadoras, que enfrenta problemas financieros. La decisión representa una señal de que el consejo de administración necesita más tiempo para conseguir apoyo.

Estaba previsto que la votación tuviera lugar en una asamblea extraordinaria de accionistas en la sede de la compañía en Round Rock, Texas. Dell convocó la reunión y luego levantó la sesión rápidamente sin que hubiera una votación formal. La nueva asamblea fue programada para el 24 de julio.

El aplazamiento es un revés importante para Michael Dell y el consejo de administración de la compañía, que ha pasado los últimos cinco meses tratando de persuadir a los accionistas de que aprueben la propuesta de compra.

La creciente oposición al acuerdo podría aumentar la presión sobre Michael Dell y un grupo encabezado por la firma de inversión Silver Lake para que mejoren su oferta. No se sabe si Silver Lake y otros prestamistas que financian la oferta estarán dispuestos a ofrecer más, dada la profundización de la crisis en el mercado de computadoras personales que ha hecho que las ganancias de Dell se desplomen.

El retraso es una reivindicación importante para dos importantes accionistas de Dell, Carl Icahn y su fondo Southeastern Asset Management. Juntos son dueños de un 13% de Dell y han encabezado la rebelión en contra del acuerdo propuesto. Han argumentado que el precio infravalora las perspectivas a largo plazo de Dell y da a Michael Dell --y a quienes lo respaldan-- la oportunidad injusta de obtener una ganancia con la reestructuración de la empresa.

Michael Dell, quien es el director general de Dell, tiene la esperanza de convertir a la empresa en un proveedor más diversificado de servicios de tecnología, software empresarial y computadoras de gama alta, como hizo IBM Corp. en la década de 1990.