Hamilton calienta la rivalidad con Rosberg

La batalla entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg parece ser el punto más interesante de una temporada de la Fórmula Uno que ha sido dominada totalmente por Mercedes.

Rosberg marcha segundo en el campeonato mundial, a tres puntos de Hamilton, quien ganó las cuatro últimas carreras. Ambos se conocen desde hace tiempo, y ahora compiten como compañeros en la misma escudería alemana.

Hamilton incluso puso en duda el deseo de Rosberg de ganar.

"Yo vengo de un lugar no tan fabuloso en Stevenage y vivía en el sofá del departamento de mi papá, y Nico creció en Mónaco con aviones y hoteles y botes y todas estas cosas", dijo Hamilton. "Así que el deseo es distinto... si viniese aquí creyendo que Nico tiene más hambre que yo, entonces para eso me voy a casa".

Esos comentarios son el primer indicio de que Hamilton, campeón mundial de la Fórmula Uno en 2008, empieza a poner presión sobre Rosberg, quien tiene menos experiencia y sólo ha ganado cuatro carreras, comparadas con las 26 del británico.

Hamilton ni siquiera intentó ser diplomático cuando le preguntaron acerca del resultado ideal en la carrera del domingo en el Gran Premio de Mónaco.

"(Yo) primero, Fernando (Alonso) segundo y Sebastian (Vettel) tercero. Ese sería (el resultado ideal) para mí. El resultado ideal para el equipo sería que los Mercedes terminen primero y segundo", afirmó.

Vettel, campeón mundial los cuatro últimos años con Red Bull, está cuarto a 55 puntos de Hamilton, mientras que Alonso (Ferrari) marcha tercero, a 51. Cada uno tiene un tercer lugar esta temporada y sus bólidos no lucen capaces de acercarse a los Mercedes, por lo que todo apunta a un duelo fratricida entre Hamilton y Rosberg el resto del año.

Antes de llegar a Mercedes la temporada pasada, Hamilton tuvo una tormentosa última campaña con McLaren.

Su relación con Jenson Button estaba deteriorada y fue regañado por el equipo por publicar información confidencial en las redes sociales sobre la telemetría de McLaren en septiembre de 2012. Button dijo que estaba "desilusionado" con su compañero, pero la situación también mostró el lado despiadado de Hamilton.

Aunque Hamilton ganó las cuatro últimas carreras, después que Rosberg se llevó la primera en Australia, el británico quiere dominar aún más al alemán.

"Aunque seamos el equipo dominante, no le gané a mi compañero por 40 segundos", comentó Hamilton. "Por ejemplo, en la última carrera la diferencia fue de seis décimas (de segundo) entre nosotros".

Hamilton conquistó la pole en cuatro de las cinco carreras, con la otra en manos de Rosberg, pero el germano cree que la balanza puede inclinarse en su favor este verano.

"Tres de esas clasificaciones fueron en condiciones de lluvia, en condiciones secas estamos 1-1 y se supone que el sábado esté seco (en Mónaco), así que confío en poder lograrlo", comentó Rosberg, hijo del campeón mundial de la F1 en 1982, Keke Rosberg.

"Ha sido una batalla dura hasta ahora, y espero que continúe así", agregó. "Por supuesto que él ha ganado en unas cuantas carreras, pero está muy cerrado. Sólo necesito un poco para darle vuelta".