Juez permite alimentación forzada a reo Guantánamo

Una jueza federal canceló una orden temporal que impedía a militares estadounidenses alimentar a la fuerza a un prisionero de Guantánamo en huelga de hambre, diciendo que su vida estaba en riesgo.

A última hora del jueves, la jueza federal de distrito Gladys Kessler dijo que se debe permitir a los militares proseguir con la alimentación forzada en el caso de Abu Wa'el Dhiab por la "probabilidad muy real de que el señor Dhiab muera".

Los abogados de Dhiab se oponen a la alimentación a la fuerza y lo consideran un abuso.

El Departamento de Defensa ha señalado que las fuerzas armadas sólo alimentan a prisioneros contra su voluntad para mantenerlos con vida, y que no se viola ninguna ley al hacerlo.

La jueza Kessler dijo que el detenido desea ser alimentado en un hospital de la prisión ubicada en la Bahía de Guantánamo, Cuba, si se le evita lo que la jueza llamó la agonía de tener que ser alimentado con sondas insertadas y retiradas para cada alimentación. La jueza señaló que el Departamento de Defensa se negó a comprometerse respecto del procedimiento actual.

El miércoles, la jueza hizo a un lado las objeciones del Departamento de Justicia y ordenó al gobierno entregar 34 videocintas donde se ve a Dhiab siendo sacado de su celda y alimentado a la fuerza. Kessler también ordenó que el gobierno entregue los registros médicos del reo correspondientes al año pasado.

En la orden del jueves, ella dijo que la corte actuará rápidamente en el caso para considerar los méritos. Kessler emitió la orden temporal de restricción hace una semana.