Putin promete respetar las elecciones de Ucrania

El presidente Vladimir Putin prometió el viernes que Rusia respetará los resultados de las elecciones presidenciales de Ucrania, en un fuerte indicio de que el Kremlin desea aplacar la crisis en la nación vecina. Pero nuevos hechos de violencia y la amenaza rebelde de bloquear las elecciones hacen que la posibilidad de paz parezca distante.

Se reportaron nuevos enfrentamientos entre separatistas pro rusos y las fuerzas del gobierno en el este de Ucrania, mientras Kiev continúa con una ofensiva para tratar de detener la insurgencia.

Periodistas de The Associated Press vieron a dos soldados ucranianos muertos cerca de la aldea de Karlivka, y otro cadáver cerca de un puesto de control de los rebeldes, ambos en la región Donetsk. Un líder rebelde dijo que otras 16 personas murieron el viernes en combates en el área --10 soldados, cuatro rebeldes y dos civiles_, pero no hubo manera inmediata de confirmar sus declaraciones.

En Kiev, el Ministerio de Defensa de Ucrania informó que 20 separatistas murieron el jueves en un ataque contra un convoy de tropas del gobierno ucraniano perpetrado por unos 500 rebeldes, en el mayor ataque que se reporta. No se confirmó independientemente y no estaba claro por qué un ataque de esa magnitud en una región poblada no había sido reportado por más de un día. El ministerio también dijo que un soldado murió el viernes cerca de la misma área.

El jueves, 16 soldados murieron cerca del enclave separatista de Donetsk, siendo la operación más cruenta para las tropas ucranianas.

En Kiev, el presidente interino Aleksánder Turchínov exhortó a todos los electores a participar en la crucial jornada electoral del domingo para "cimentar las bases de nuestra nación". Pero no había certeza si se realizarían elecciones en algún lugar del este, donde los rebeldes que declararon la independencia de las regiones de Donetsk y Lugansk advirtieron que impedirían la votación de lo que llamaron un líder de una nación extranjera.

"Hoy, estamos construyendo un nuevo país europeo, la base en la cual millones de ucranianos han demostrado que son capaces de defender sus propias decisiones y su país. No permitiremos jamás que nadie nos robe nuestra libertad e independencia y convierta a Ucrania en parte de un imperio post soviético", dijo Turchínov, quien no participará en las elecciones.

Las autoridades en Kiev albergaban esperanzas de que un nuevo presidente unificara a la dividida nación, cuyas regiones occidentales tienen la vista puesta en Europa y las del este tienen una relación tradicional con Rusia. Pero admiten que será imposible realizar elecciones en algunas áreas del este, especialmente en Donetsk y Lugansk. El personal electoral y activistas dijeron que hombres armados les amenazaron y les arrebataron el padrón electoral y sellos.

Kiev y las naciones occidentales han afirmado que Rusia está fomentando los desórdenes, posiblemente con el objetivo de justificar una invasión. Rusia refuta esas acusaciones, pero ha mostrado señales de desear que la crisis se aplaque. Moscú ha sido sancionado por Estados Unidos y Europa a raíz de haberse anexado la península ucraniana de Crimea en marzo.

Putin dijo en un foro internacional de inversión económica efectuado el viernes en San Petersburgo, que Rusia "respetará la elección del pueblo de Ucrania" y trabajará con los nuevos líderes. Dijo que Rusia quiere que la paz y el orden sean restaurados en Ucrania.

Desde que el presidente pro ruso de Ucrania Víctor Yanukóvich huyó en febrero después de meses de protestas, Moscú ha tachado a las autoridades interinas de ser una junta.

El reconocimiento de Rusia al ganador --que podría requerir una segunda vuelta el 15 de junio si ningún candidato obtiene la mayoría absoluta el domingo-- podría ser un importante paso para resolver la crisis. Putin también puso en claro, sin embargo, que Rusia continuará presionando para que Kiev ponga fin a su ofensiva.

___

Leonard reportó desde Donetsk, Ucrania. Nebi Qena en Karlivka, Alexander Zemlianichenko en Slaviansk, Nataliya Vasioyeva en Kiev, Vladimir Isachenkov en Moscú, Cara Anna en las Naciones Unidas y Julie Pace en Washington, contribuyeron a este despacho.

___

Con gráfico interactivo:

http://apne.ws/1kClz2e