Martinelli busca mantener seguridad para familia

El presidente Ricardo Martinelli, a poco más de un mes de dejar el poder, busca modificar la ley que autoriza el servicio de seguridad personal a los exgobernantes para hacer extensivo el beneficio a su familia, ante informes de amenazas en su contra.

Martinelli detalló que ha recibido "observaciones" de estamentos de seguridad en el sentido que personas quieren hacerle daño. "Amenazas que me quieren matar a mí... eso es lo que han dicho", sostuvo el gobernante en una entrevista el jueves con el canal dos de televisión.

"Yo como presidente tengo escoltas pero, para fregar a un presidente y molestar a un presidente no van a ir contra el presidente van a ir contra la esposa, van a ir contra los hijos", dijo el gobernante cuyo quinquenio concluye el primero de julio cuando entregue el poder al presidente electo, el opositor Juan Carlos Varela.

La intención del gobernante es extender, de manera perentoria, el beneficio de seguridad personal a la esposa y los hijos de los mandatarios una vez dejen el poder, debido a que la ley actual ofrece escoltas de manera vitalicia a los expresidentes y no a las esposas o hijos.

La ley está reglamentada por un decreto el cual podría ser modificado directamente por el Ejecutivo o con un cambio a través de la Asamblea Nacional de Diputados. Martinelli dijo que el cambio sería para que se autoricen diez años de seguridad personal para las esposas de los expresidentes y cinco años para los hijos.

Martinelli aseguró que como gobernante se ha ganado "enemigos gratis, local y de afuera". Recordando que durante su gobierno los decomisos de droga se incrementaron significativamente.

"En este gobierno se ha cogido la mayor cantidad de droga que se ha hecho en la historia de Panamá y me he granjeado una cantidad de enemigos poderosos, se ha extraditado una enorme cantidad narcotraficantes..." expresó Martinelli en la entrevista.

El presidente identificó amenazas provenientes, supuestamente, del empresario de origen italiano Jean Figali a quien el gobierno de Martinelli expropió terrenos sobre una costosa área turística frente al Pacífico. Y otra de parte de una abogada recién electa diputada por el opositor Partido Revolucionario Democrático, Zulay Rodríguez, quién ha hecho acusaciones sobre corrupción en el gobierno.

Rodríguez por su parte rechazó las acusaciones e instó al mandatario a presentar pruebas de sus acusaciones. "Si él (Martinelli) tiene pruebas, preséntelas, señor presidente", dijo la diputada electa.