Avanza caso de peleas de gallos en Oregon

Hace exactamente un año que la princesa Irina Walker, la hija del último rey de Rumania, fue encausada bajo cargos federales de que ella y más de una docena de coacusados participaron en peleas de gallos en Oregon.

El juicio está programado para julio, pero una persona acusada en el juicio no estará allí para los alegatos iniciales.

Documentos presentados esta semana al tribunal indican que una audiencia sobre cambio de declaratoria ha sido programada para el mes próximo para Apolinar Muñoz Gutiérrez, conocido como Polo, quien está detenido desde su arresto y está a disposición delas autoridades de inmigración.

El fiscal federal adjunto Stephen Peifer dijo el jueves que no podía discutir los términos del acuerdo de culpabilidad hasta la audiencia del 22 de junio.

Mark Bailey, el abogado de Muñoz Gutiérrez, no devolvió una llamada telefónica ni mensaje electrónico en busca de comentarios.

Muñoz Gutiérrez, de 38 años, fue acusado de realizar peleas de gallos y de infringir la ley de protección a los animales. Si Muñoz Gutiérrez mantiene su declaratoria de culpabilidad, sería la primera persona en hacerlo en el caso.

Irina Walker y su esposo, John, enfrentan las mismas acusaciones, además del cargo adicional de operar un negocio ilegal de apuestas.

Las autoridades alegan que la pareja celebró por lo menos 10 jornadas de peleas de gallos entre abril del 2012 y abril del 2013 en su finca cerca de Hermiston, con ingresos de 2.000 dólares diarios. Los gallos tenían puestas cuchillas en las pata, se cobraba entrada a los espectadores y se vendían alimentos y bebidas, afirma el encausamiento.