Atención médica a veteranos ya es tema de campaña

El malestar cada vez mayor sobre los servicios médicos a los veteranos de guerra comenzó a sentirse el jueves en las campañas políticas cuando varios candidatos al Congreso, de ambos partidos, pidieron la renuncia del secretario de Asuntos de Veteranos, Eric Shinseki.

Entre los que pidieron su despido, en medio de investigaciones de que varios pacientes fallecieron mientras esperaban recibir tratamiento en instalaciones de la entidad y de que se falsificaron registros, estuvo la demócrata Alison Lundergan Grimes, quien reta a Mitch McConnell, republicano por Kentucky y líder de la minoría en el Senado.

Por su parte, el demócrata Rick Weiland, quien se postula al escaño abierto en el Senado por Dakota del Sur, también pidió el despido de Shinseki, al igual que otro demócrata que se postula al escaño abierto en la Cámara por Nueva Jersey, y dos republicanos que retan a demócratas vulnerables en distritos dela Cámara en el norte de Minnesota.

"Tenemos una obligación solemne con nuestros veteranos y el gobierno incumplió", dijo Grimes en un comunicado el jueves. "No veo cómo esa falta para con nuestros veteranos puede solucionarse si la dirigencia sigue al mando".

Grimes ha tratado a veces de distanciarse del presidente Barack Obama, quien es poco popular en el estado de ella.

McConnell dijo hace unos días que la situación de la Administración de Veteranos es "un problema administrativo, no de dinero", y agregó: "Es obvio que hay que cambiar la gerencia".

Allison Moore, portavoz de la campaña de McConnell, dijo que la campaña estaba contenta de que Grimes se le hubiera sumado al pedir un cambio en la administración de la Administración de Veteranos. Moore criticó a los senadores demócratas por bloquear un proyecto de ley aprobado en la Cámara que facilita el despido o la degradación de altos funcionarios de la entidad.