Vaticano: carta del papa a CFK es falsa

Una carta en la que el papa Francisco saluda a la presidenta Cristina Fernández con motivo de una fiesta patria en Argentina es falsa, denunció el Vaticano, incidente que podría generar un nuevo contrapunto entre el gobierno del país y la Iglesia católica.

La misiva "es falsa", dijo monseñor Guillermo Karcher, encargado del ceremonial del Vaticano.

"Lo consulté con el santo padre y uno está sorprendido. Esto está hecho con muy mala leche", aseveró Karcher, de nacionalidad argentina, en diálogo desde el Vaticano con el canal C5N de Buenos Aires.

Por su parte, el gobierno declaró que no podía confirmar ni negar su autenticidad y que la Nunciatura la había enviado a través de los canales diplomáticos habituales.

Por otro lado, el secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli, dijo en rueda de prensa que "no hacemos conjeturas ni sabemos qué es lo que ocurrió, por qué el Vaticano dice que la carta es falsa".

"Este es el procedimiento protocolar de siempre, las notas son recibidas en cancillería, me las remiten a mí. Y como en este caso venía cerrada, se le entregan a la presidenta", explicó el funcionario.

Karcher, estrecho colaborador del pontífice, detalló que Francisco no se lo tomó con enojo sino "que uno se ríe.... El contenido no está fuera de lugar, pero está mal haber hecho un abuso del nombre del papa".

La misiva, fechada el 15 de mayo y difundida el jueves por la oficina de prensa de la presidencia, presenta un saludo papal a la mandataria con motivo de la celebración el 25 de mayo de un nuevo aniversario de la revolución que inició el proceso de independencia de Argentina en el siglo XIX.

El texto atribuye al papa decir: "pido al Señor, por intercesión de María Santísima de Luján que encuentren caminos de convivencia pacífica, de diálogo constructivo y mutua colaboración, y crezca así por doquier la solidaridad, la concordia y la justicia".

El secretario de Culto, Guillermo Oliveri, detalló a la prensa que la secretaria del nuncio les confirmó que la carta salió de la Nunciatura Apostólica con el tratamiento correcto.

"Quien tiene que aclararlo es la Nunciatura. Después veremos con nuestra embajada en la Santa Sede si hay algún otro problema. Pero por lo pronto, el origen de la carta es la Nunciatura", afirmó.

Según estimaciones periodísticas, este incidente podría generar una nueva fricción entre el gobierno y la Iglesia católica, luego que hace diez días los obispos del país emitieron un duro documento en el que alertaron que Argentina es una nación "enferma de violencia".