Adanowsky exorciza fantasmas del pasado en "Ada"

Primero encarnó a "El Ídolo", un astro del rock venerado por bellas mujeres; luego a "Amador", un hippie obsesionado con el amor profundo y místico. Ahora el músico franco-chileno Adanowsky regresa a la escena musical con "Ada", un ser de naturaleza andrógina con el que pone fin a una trilogía de alter-egos que le han acompañado en sus tres discos como solista.

La historia detrás de "Ada", el personaje mitad hombre, mitad mujer, que protagoniza y da título a su nuevo álbum, se inspira en una anécdota familiar del hijo menor del cineasta, tarotista y escritor chileno Alejandro Jodorowsky: el deseo incesante de sus padres por tener una hija.

"Antes de que naciera, mi madre (Valerie Trumblay) perdió una niña. Luego nació mi hermano (Cristóbal) y después, cuando quedó embarazada de mí, mis padres pensaron que por fin tendrían a la niña que tanto desearon", dijo Adanowsky a The Associated Press en una entrevista telefónica reciente.

"Durante años los fantasmas de esa niña me persiguieron, así que pensé que hacer un disco me ayudaría a exorcizar todo eso", añadió.

"Ada", al igual que "El Ídolo" (2008) y "Amador" (2010), es un disco conceptual en el que Adanowsky adopta una personalidad específica para explorar su yo interior, y cuyas canciones utiliza como un "método de sanación".

"Este disco responde a una necesidad de transformar cosas internamente, no sólo es hacer arte para que me aplaudan", explicó el cantante de 34 años.

"Hace años, cuando creé el personaje de El Ídolo me interesaba sólo captar la atención de los demás, luego comprendí que el arte que yo hacía debía ser útil para mí y para los otros".

El músico de rock alternativo admitió que los coqueteos que tuvo en el pasado con el androginismo, plasmados en su imagen y en algunos de los perfomances presentados en sus pasadas giras de conciertos, obedecieron más a un acto de "provocación" que a una verdadera "liberación del alma de las ataduras del cuerpo".

"La explicación del por qué andrógino es simple: todos provenimos de un hombre y una mujer, lo cual nos hace mitad hombres, mitad mujeres", señaló.

"Debo decir que eso de ser andrógino antes lo hacía más como una provocación que por una cuestión de arte y sanación. En el video de la canción 'Dime cuándo' aparezco en un juego erótico con un hombre. Es casi un video homosexual, pero sucedió así porque la actriz que me acompañaría en el video no pudo llegar, y se nos hizo entretenido poner a un hombre para ver qué sucedía", añadió el cantautor.

En el terreno musical, en "Ada" da continuidad a ritmos como el funk, el rock y la música psicodélica, sonidos que plasmó en sus anteriores álbumes. En esta ocasión, empero, buscó también imprimirle un cierto toque retro, muy al estilo de la música pop de la década de 1980.

El primer sencillo de su nueva entrega, "Dancing To The Radio", remite claramente al sonido de los franceses Daft Punk y Phoenix. Con esta última agrupación, el vocalista mantiene una estrecha relación de amistad y una afinidad musical.

"En realidad, siempre me gustó este tipo de música (el funk, R&B), escuchaba mucho Michael Jackson, Prince y James Brown, pero nunca me atreví a hacerlo. Después comprendí que siendo músico, debía explorar eso y que debía cambiar enteramente de concepto. Tomé muchas clases de canto, coreografía, creo que éste (Ada) es el trabajo más completo que hice hasta hoy", subrayó.

El heredero más joven de los Jodorowsky combina su faceta como músico con la de actor y más recientemente cineasta.

El séptimo arte es un terreno en el que se siente como pez en el agua, tras haber incursionado de niño como actor en la película de su padre "Santa Sangre" de 1989.

Entre otras participaciones, el otrora vocalista de la agrupación Hellboy intervino en la música incidental de "La danza de la realidad", el filme de 2013 que trajo a su padre de vuelta al plató luego de 22 años y en la que también dio vida a un anarquista que busca asesinar a un dictador muy parecido a exlíder chileno Augusto Pinochet (1973-1990).

Como director, Adanowsky debutó con el cortometraje "El ladrón de voces" ("The Voice Thief"), sobre una cantante que pierde la voz y cuyo esposo se embarca en una odisea por el bajo mundo de Miami buscando recuperarla por medios sobrenaturales. La cinta se exhibió recientemente el Festival de Cine de Nashville.

"Dirigir fue una especie de liberación para mí. Me dieron una cámara, traje decorados y me solté, hice lo que quise. Hace años que soñaba con dirigir", dijo. "Ahora estoy escribiendo una película, no sé si logre hacerla, pero mi finalidad es también ser director de cine".

Adanowsky presentará "Ada" el 30 de mayo en el foro Plaza Condesa de la capital mexicana. Posteriormente realizará una serie de actuaciones en Chile, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Francia y Rusia, a donde llegará por primera vez.

___

En Internet:

http://iamadanowsky.com/