Trifulca en capital México por disputa de agua

Autoridades concluyeron el jueves una obra hidráulica en el oeste de la ciudad de México que la víspera provocó un enfrentamiento entre residentes y policías que concluyó con dos pobladores y más de 100 agentes heridos.

La Secretaría de Gobierno de la capital informó en un comunicado que luego de la trifulca el miércoles en San Bartolo Ameyalco, un barrio en las orillas de la ciudad, quedaron heridos dos habitantes y 101 policías lesionados, 32 de los cuales requirieron ser hospitalizados.

La trifulca se desató cuando habitantes intentaron detener las obras para colocar tubería de agua potable que sostienen tomará el líquido de un manantial de su comunidad, algo que rechaza el gobierno.

Poco más de 1.500 policías fueron movilizados a la zona, donde los habitantes les lanzaron piedras y se desataron los enfrentamientos.

Imágenes mostraron cómo en varias calles de Ameyalco decenas de personas lanzaban piedras y palos a policías que intentaban cubrirse con escudos.

Además de los heridos, la policía reportó la detención de cinco personas.

La Secretaría informó que las obras concluyeron la madrugada del jueves y que prepara nuevas reuniones de trabajo con la comunidad de Ameyalco para resolver sus inquietudes.

La Ciudad de México tuvo un rápido crecimiento entre las décadas de 1940 y 1990 y comunidades entonces alejadas como Ameyalco fueron absorbidas por la mancha urbana.

Parte del agua que consume la capital proviene de otros estados de los alrededores. Ameyalco está en Alvaro Obregón, una de las 16 delegaciones en que se divide la capital.

El gobierno de la capital asegura que la red que no afectará el manantial de esa comunidad pues tomará el agua de otro sistema acuífero. Además, ha dicho que el proyecto beneficiará una zona en la que habitan 20.000 personas y que han tenido problemas de abastecimiento de agua.

Las obras fueron suspendidas varias veces desde febrero y el miércoles las autoridades locales pretendían reanudarlo y por eso solicitaron el apoyo de la policía. Leonel Luna, jefe de la delegación Alvaro Obregón, dijo el jueves en una conferencia de prensa que las obras sólo buscan beneficiar a algunas zonas altas de Ameyalco que no tienen servicio público de agua y para abastecerse deben contratar camiones cisterna.

Señaló que detrás de las protestas contra las obras estarían personas ligadas a la venta de agua con los camiones cisterna y que se verían afectadas cuando sus clientes reciban el líquido directamente.

En el 2004 indígenas mazahuas realizaron bloqueos en una planta de purificación de agua en el oeste de la ciudad en un intento cortar el suministro de agua a la capital. Estaban molestos porque parte del agua de la capital se extrae de tierras que ellos habitan y a cambio no ven ningún beneficio.