Dominicana: piden validar a no registrados

Los defensores de las miles de personas que enfrentan un controvertido proceso de desnacionalización en República Dominicana consideraron el jueves que la recién aprobada ley para validarle la nacionalidad aún es discriminatoria, por lo que mantendrán sus protestas para demandar que quienes nunca fueron inscritos en el registro civil también sean reconocidos como dominicanos.

"Es una gran injusticia que quienes no pudieron tener acta de nacimiento sean considerados como migrantes, a pesar de haber nacido y crecido en nuestra tierra", comentó Juan Telemin, quien podrá beneficiarse de la nueva ley, tras años de que las autoridades le han negado la copia certificada de su acta de nacimiento por ser hijo de inmigrantes haitianos sin permiso de residencia.

El Senado convirtió en ley la noche del miércoles un proyecto enviado por el presidente Danilo Medina para validar la nacionalidad de los descendientes de extranjeros nacidos en el país entre 1929 y 2007 siempre y cuando estén inscritos en el registro civil y se verifique que no lo hicieron mediante fraude. Para las miles de personas que nunca fueron registradas, muchas veces por la negativa de las propias autoridades, la ley les permitirá regularizarse como extranjeros residentes y optar dos años después por la naturalización.

La nueva ley espera su promulgación y la creación de un reglamento para su entrada en vigencia.

"La ley es insuficiente para hacer frente a la magnitud del daño causado por la sentencia del Tribunal Constitucional", que en 2013 ordenó anular la nacionalidad de los hijos de extranjeros sin permiso de residencia, dijo en un comunicado fechado en Washington Kerry Kennedy, presidente del Centro Robert F. Kennedy para la Justicia y los Derechos Humanos.

Incluso el título de la ley "es ilusorio, porque no reconoce el derecho a la nacionalidad para la gran mayoría" de afectados, sostuvo Santiago A. Canton, director Derechos Humanos de ese centro.

Trajano Vidal, presidente de la no gubernamental Fundación Justicia y Transparencia, consideró que la ley es contraria al fallo del tribunal constitucional, por lo que puede ser objeto de futuras controversias constitucionales. El jurista había pedido al Congreso bicameral que no aprobara la ley tal cual fue enviada por el Ejecutivo.

Antes de remitir su propuesta al Congreso, Medina se reunió con los representantes de diferentes grupos políticos, incluidos los más fervientes defensores de la desnacionalización, para conseguir el apoyo a su plan.

El fallo inapelable de septiembre de 2013 del Tribunal Constitucional ordenó abrir juicios individuales para anular la nacionalidad de todos aquellos que hubieran nacido entre 1929 y 2007 de padres que no tenían permiso de residencia, como ocurre con la mayoría de los inmigrantes haitianos que se establecieron en los cañaverales dominicanos.

Estefanie Felipe Brito, de 15 años, explicó que "mi mamá no me ha podido declarar (registrar) porque ella no tiene papeles". Aseguró en una reciente entrevista con The Associated Press que su madre, como ella nacida en República Dominicana, no registró el nacimiento de ninguno de sus cuatro hijos porque el registro civil le negó copias de su acta de nacimiento por ser hija de inmigrantes haitianos.

La exclusión de quienes nunca fueron inscritos viola varias leyes y la sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en 2005 falló contra del estado dominicano por negarse a registrar a dos niñas debido a la ascendencia haitiana de sus padres, explicó a la AP Genaro Rincón, uno de los abogados que participó en aquel proceso.

"En principio creo que esa demandas de nulidad (ordenadas por el Tribunal) ya carecen de objeto y no van a proseguir", indicó Rincón, aunque detalló que no está del todo claro.

Juan Alberto Antuan, de 25 años, recibió el mes pasado la notificación de que el registro civil demandó en un tribunal la anulación de su acta de nacimiento y desconoce si la nueva ley cancelará ese juicio.

Ana María Belique, vocera del grupo Reconoci.do, saludó en conferencia de prensa la ley, pero también rechazó la exclusión de quienes nunca tuvieron acta de nacimiento.

"Después de grandes sufrimientos y largas luchas hemos logrado que se reconozca algo que era evidente, que somos dominicanos", dijo Belique a quien desde 2011 la autoridades le negaban copias certificadas de su acta de nacimiento.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) también había considerado en un comunicado que la ley debería de beneficiar "a la mayoría de personas afectadas por la decisión del Tribunal (Constitucional), que no están inscritas" en el registro civil.

Las organizaciones internacionales estiman que el fallo del Tribunal afectaba a unos 210.000 dominicanos de ascendencia haitiana, pero cifras oficiales indican que son 24.000.

No existen estadísticas ni estimaciones oficiales sobre el número de personas que nunca fueron inscritas.

El primer ministro haitiano Laurent Lamothe saludó la aprobación de la ley y dijo en su cuenta en Twitter que representa un avance "para una categoría de personas que estaban amenazas por la apatridia".

___

Ezequiel Abiú López está en Twitter como: https://twitter.com/Ezequiel_Abiu