Surface funciona como laptop, pero con concesiones

Para apreciar la más nueva tableta de Microsoft, uno necesita aceptar la idea de que un dispositivo puede hacerlo todo.

La Surface Pro 3 funciona como una tableta cuando uno quiere ver videos o leer libros digitales. Funciona como una laptop cuando desea trabajar en serio. La Surface cumple en ambos aspectos, aunque no logra cumplir la afirmación de Microsoft de que realiza una función sin comprometer la otra.

La Pro 3 opera con una versión completa del sistema Windows 8 de Microsoft, el mismo que uno tiene en una computadora tradicional desktop o laptop. Eso significa que, a diferencia de otras tabletas, puede operar prácticamente cualquier programa diseñado para Windows: Microsoft Office, Photoshop y más.

La Surface tiene una pantalla táctil como otras tabletas, pero además cuenta con una cubierta opcional que se abre para revelar un teclado físico y un panel táctil. Tiene un puerto USB y otro para pantallas externas, ambos elementos inusuales en tabletas.

También iguala a las laptops en precio. Si bien la nueva Surface tiene un precio que comienza en 799 dólares, la cubierta de teclado cuesta 130 dólares adicionales. Como remplazo de una laptop, uno desearía un procesador más rápido y más memoria. Las configuraciones ascienden hasta 1.949 dólares o 2.079 dólares con el teclado. Una laptop comparable como la MacBook Air cuesta 1.749 dólares, aunque comprar una tableta separada costaría un par de cientos de dólares más.

La configuración de rango intermedio saldrá hasta el 20 de junio, y el resto saldrá poco después. Microsoft empezó a tomar pedidos el miércoles.

La Surface y otras tabletas con Windows cuentan con el beneficio de poder operar aplicaciones múltiples de manera simultánea, algo que uno desearía que fuera posible en iPad cuando desea revisar correo electrónico o Facebook mientras se ve un video. La Surface también tiene una pantalla más grande, de 12 pulgadas diagonalmente, en comparación con las 9,7 pulgadas de iPad.

La Surface incluye un estilo que se siente más como una pluma de verdad. Al seleccionar con el estilo el usuario es llevado a la aplicación OneNote de Microsoft, donde puede empezar a escribir a mano o garabatear, tal como lo haría en un pedazo de papel. La pantalla es lo suficientemente sensible para saber su uno presiona fuerte o suave, y lo que aparece se ajusta a ello, igual que en el papel.

Una molestia potencial: el estilo no tiene no cuenta con una batería recargable. Se necesita una batería AAA más dos baterías celda tipo moneda como las de los relojes de pulsera. Y es necesario un pequeño destornillador, que no viene incluido, para reemplazarlas.