China promueve estructura de seguridad asiática

El presidente de China propuso el miércoles la creación de una nueva organización para la seguridad en Asia, sobre la base de un grupo regional que incluya a Rusia e Irán, pero que excluya a Estados Unidos.

El presidente Xi Jinping habló en Shanghai, en la Conferencia sobre Interacción y Medidas para Generar Confianza en Asia (CICA por sus siglas en inglés), un grupo escasamente conocido que ha adquirido importancia a medida que Beijing trata de extender su influencia y limitar la de Estados Unidos, al que considera un rival estratégico.

"Debemos innovar en nuestra cooperación de seguridad (y) erigir una nueva arquitectura de cooperación regional en seguridad", dijo Xi ante un auditorio que incluía al presidente ruso Vladimir Putin y jefes de gobierno del Asia central.

Xi no mencionó el conflicto de Beijing con Vietnam en torno al emplazamiento de una plataforma petrolera china en una zona disputada del Mar del Sur de la China.

El organismo de 24 miembros --que incluye a Corea del Sur, Tailandia y Turquía-- debería convertirse en una "plataforma para el diálogo y cooperación sobre seguridad" y "crear un mecanismo de consulta de defensa", dijo el mandatario chino. Debería crear un "centro de respuesta de seguridad" para grandes emergencias, añadió.

Beijing está haciendo esfuerzos para crear grupos de países asiáticos y en desarrollo que contrarreste la influencia de Estados Unidos y las potencias occidentales en los asuntos globales.

En 2001 fundó la Organización de Cooperación de Shanghai junto con Rusia y cuatro naciones centroasiáticas como contrapeso a la influencia creciente de Washington en la región y para combatir los movimientos políticos islámicos y separatistas. También es una potencia en el grupo BRICS de países en desarrollo, que incluye a Rusia, India, Brasil y Sudáfrica.

CICA fue creada en 1992 por iniciativa de Kazajistán, pero hasta ahora ha sido apenas un foro de análisis. Otros miembros son Israel, Mongolia y Uzbekistán, aliados de Washington. Japón, otro rival estratégico de China, asiste como observador.

Xi dijo que las naciones asiáticas deben responder colectivamente a problemas como el terrorismo, el delito transnacional, la ciberseguridad, la seguridad energética y los desastres naturales.

"Debemos demostrar tolerancia cero hacia el terrorismo, el separatismo y el extremismo", dijo Xi.