Ganancias de Target caen 16% en el 1er trimestre

Target reportó el miércoles una caída de 16% en sus ganancias del primer trimestre, mientras la tercera cadena minorista más grande de Estados Unidos busca reponerse de uno enorme robo de datos de sus clientes por parte de ciberpiratas y una expansión plagada de problemas en Canadá.

Conocido por su ropa a la vez chic y barata y los accesorios para el hogar, Target era la niña mimada del sector minorista, pero ahora enfrenta uno de los períodos más agitados de su historia.

La cadena, con sede en Minneapolis, también redujo sus perspectivas de ganancias anuales y emitió una proyección para el segundo trimestre que estuvo por debajo de las expectativas de los analistas.

Con todo, no faltaron los indicios alentadores. Target dijo que vio mejoras significativas en un rubro clave para sus ingresos con respecto a lo sucedido poco después del robo de datos que afectó la información crediticia y personal de millones de clientes, poniendo al desnudo fallas graves de seguridad.

Target emitió su reporte luego del despido, en la víspera, del presidente de las operaciones canadienses de Target y dos semanas después de la renuncia abrupta del director general de la empresa, Gregg Steinhafel.

El gerente financiero John Mulligan asumió como CEO interino mientras Target busca un nuevo capitán, que según el anuncio podría provenir de fuera de la compañía e incluso fuera del sector.

Mulligan dijo en un comunicado que Target empieza a recuperarse del robo de datos y que la situación mejora en Canadá. "Si bien estamos complacidos con este impulso, debemos actuar más rápidamente", declaró.

Target está tratando de reencauzar sus operaciones en Canadá, su primera incursión fuera de Estados Unidos, y a la vez de revitalizar el negocio en el país de origen, donde enfrenta una fuerte competencia de cadenas como H&M. Además no ha podido contrarrestar la imagen de que sus precios de productos básicos, como la leche, son más altos que los de rivales, como Wal-Mart.

Al mismo tiempo, enfrenta la incertidumbre sobre sus costos relacionados con el robo de datos a fines del año pasado. La compañía dijo que incurrió en 18 millones de dólares de gastos netos en el primer trimestre de 2014.

Sin embargo, esos costos no incluyen los posibles reclamos de las redes de tarjetas por pérdidas vinculadas con el robo de datos. Target dijo que no podía calcular los gastos futuros relacionados con el robo.

Todos estos problemas se producen en el marco de un sector minorista que debe lidiar con una recuperación económica lenta, que no ha beneficiado a todos los estadounidenses por igual y con el desplazamiento de la clientela hacia las compras por internet.

Los resultados revelan que las dificultades distan de estar resueltas.

Target reportó ganancias de 418 millones de dólares, o 66 centavos por acción, en el trimestre que finalizó el 3 de mayo, comparado con 498 millones de dólares, 77 centavos por acción, en igual período del año anterior.

Los ingresos aumentaron 2,1% a 17.100 millones de dólares.

Los analistas habían previsto una ganancia de 71 centavos con ingresos de 16.970 millones de dólares.

Después del robo, la compañía ha efectuado algunos cambios, como la reforma total de las divisiones de seguridad y tecnología. También ha acelerado su plan de introducir tarjetas de crédito con chip en sus 1.800 locales de venta.

La expansión en Canadá, con más de un centenar de locales de venta, sigue siendo problemática. Los clientes se quejan de precios altos y persisten los problemas de inventario. Los expertos dicen que Target pagó demasiado por algunos locales y todo ha redundado en pérdidas de casi 1.000 millones de dólares en el primer año de operaciones

La compañía anunció el martes el despido del presidente de la operación canadiense, Tony Fisher, y su reemplazo por Mark Schindele, hasta ahora vicepresidente sénior a cargo de operaciones de mercadotecnia.