Argentina: paro de centros privados de salud

Los centros de medicina privados en Argentina realizaban el miércoles un paro en demanda de un aumento en los aranceles de sus servicios, debido al incremento en los costos de la salud.

Jorge Cherro, presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de la República Argentina, dijo a medios de prensa que la medida de fuerza de las clínicas, que sólo atenderán urgencias, obedece a la devaluación del peso de 23% en enero "que impactó notablemente sobre los insumos médicos y de otro tipo" y al hecho de que la creciente inflación "ha pulverizado nuestros ingresos".

Cherro sostuvo que es necesaria una recomposición arancelaria en el sector autorizada por el gobierno para mantener las fuentes de trabajo de las "cientos de miles de personas" que trabajan en instituciones que, según afirmó, atienden a 75% de la población. Al respecto, criticó la falta de respuesta de las autoridades a sus reclamos.

En tanto, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich dijo a periodistas que "la Superintendencia de Salud tiene que propiciar un acuerdo con las instituciones de provisión de servicios de medicina prepaga y prestadores de servicio de salud" y en el transcurso del miércoles habrá "novedades al respecto".

Cherro dijo que la crisis que atraviesa la salud privada "parece no tener fin" ya que las clínicas y sanatorios se encuentran con "un desfasaje en lo que se refiere a los aranceles prestacionales", tanto con las prestadoras de salud privadas como con el sistema público de atención a los jubilados y pensionados.

Por otro lado, en el sector se avecina una discusión salarial debido a la inflación de al menos 30% anual.

Jorge Carrascosa, presidente de la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Ambulatorio, afirmó por su parte que se ven obligados a apelar a esta medida porque no pueden hacer frente al aumento en el valor de los productos importados que tiene la industria sanatorial y de diagnóstico y porque las empresas prestadoras de servicios de salud privadas "dicen que el gobierno no les deja aumentar".

Según el sector, se produjeron aumentos en medicamentos de 90% y en alimentación, lavandería y seguridad de 100%.

Las prestadoras de salud no se adhirieron al paro convocado por las clínicas y sanatorios, aunque coincidieron en la necesidad de que se autorice una actualización en los aranceles.

Medios de prensa económicos señalaron que el gobierno se puso en contacto con miembros del sector de las prestadoras de medicina privada para estudiar un aumento en las cuotas que aquellas cobran a sus afiliados que se efectuaría por etapas. En otros momentos en el pasado el gobierno tuvo que autorizar aumentos por la creciente inflación.