Argentina: testigo causa vicepresidente deja país

Un testigo en la causa que investiga al vicepresidente argentino Amado Boudou por supuesto tráfico de influencias informó el martes que abandonó el país porque teme por su vida y denunció falta de protección.

José Guillermo Capdevila, exdirector general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, es testigo en la llamada causa Ciccone Calcográfica -la empresa dedicada a la impresión de billetes de curso legal-, que tiene al vicepresidente en una situación legal cada vez más comprometida.

Capdevila denunció en una carta publicada por distintos medios de prensa "amenazas que fueron hechas a mi persona en la cara por dos sujetos desconocidos en la vía pública y fueron acompañadas de seguimientos muy sospechosos y repetidos hechos a familiares en vehículos durante largos recorridos".

En la misiva Capdevila denunció que "nadie del gobierno, ni de la justicia, ni de las fuerzas de seguridad, ni de la oposición se ha puesto en contacto conmigo para darme apoyo y mucho menos protección alguna... como se le debería dar a un testigo (llamado clave) amenazado en una causa de tanta relevancia institucional".

La justicia sospecha que cuando era ministro de Economía en 2010, Boudou habría incurrido en negociaciones irregulares para que Ciccone Calcográfica -que luego pasó a denominarse Compañía de Valores Sudamericana- pudiera levantar su quiebra mediante un plan de pagos ventajoso y quedara después bajo control de un fondo de inversión cuyos dueños tendrían vinculación con el ahora vicepresidente.

La empresa luego fue favorecida con contratos con el Estado.

Capdevila, que fue desplazado de su cargo en el Ministerio de Economía tras estallar el escándalo, dijo que le advirtió a Boudou, su superior en ese entonces, que "no debía intervenir en el expediente de Ciccone, consejo que no siguió", según la carta pública.

"Por todo esto es que he decidido con gran tristeza pero por mi propia seguridad y arreglándomelas por mí mismo y con la sola ayuda de mi familia irme de la Argentina... porque temo por mi vida".

Boudou está imputado en la causa y se especula que antes de fin de año sea citado a declarar por el juez federal Ariel Lijo, quien debe resolver si lo procesa o le dicta la falta de mérito.

La pena por el delito en cuestión va de uno a seis años de prisión e inhabilitación especial perpetua.