Sao Paulo abre el Mundial en estadio problemático

La ciudad más grande de Sudamérica será la encargada de levantar el telón de la Copa Mundial cuando Brasil se mida a Croacia en un estadio donde el colapso de una grúa mató a dos obreros en diciembre del año pasado.

El accidente en el estadio Itaquerao causó daños significativos y retrasó la fecha de culminación de la obra hasta menos de un mes antes del duelo inaugural del 12 de junio.

Construido por el popular equipo brasileño Corinthians, el estadio se convirtió en una de las preocupaciones más grandes de la FIFA de cara al torneo.

El estadio tiene un aforo para 70.000 aficionados para el Mundial, pero su capacidad se reducirá hasta cerca de 45.000 espectadores. La Arena Corinthians, con forma de caja, acabó con el apodo de Itaquerao debido a su ubicación en Itaquera un barrio de clase media-baja al este de la ciudad.

Además del partido inaugural, el estadio también será sede de otros tres encuentros de la primera ronda: Uruguay-Inglaterra el 19 de junio; Holanda-Chile el 23 de junio y Corea del Sur-Bélgica el 26 de junio. También le toca un partido de octavos de final el 1 de julio y una de las semifinales el 8 de julio.

Centro financiero de Brasil, Sao Paulo es una ciudad también conocida por los embotellamientos de tráfico. Aunque existe una estación del metro que conduce hasta Itaquerao, no será sencilla la llegada a tiempo al estadio para los aficionados. Ayudará, sin duda, que las autoridades de la ciudad declararán días festivos en los días de los partidos mundialistas.