Río: Maracaná, playas y Cristo Redentor

Con sus famosas playas y atracciones reconocidas a nivel mundial como el Cristo Redentor y el cerro de Pan de Azúcar, Río de Janeiro tiene mucho que ofrecer incluso si no hubiera Mundial.

El Estadio Maracaná, sede de la final el 13 de julio, tuvo su tercera remodelación y la más grande hasta el momento, para estar listo para la Copa Confederaciones del año pasado. Fue, en su momento, uno de los estadios más grandes del mundo, albergando hasta 200.000 aficionados. Permanece como una de las principales atracciones turísticas de la ciudad.

El Maracaná será sede de siete encuentros. El primer será entre Argentina y Bosnia el 15 de junio, seguido de España ante Chile el 18 de junio; Bélgica contra Rusia el 22 de junio y Ecuador contra Francia el 25 de junio.

Fue construido para el Mundial de 1950 y fue el escenario del encuentro decisivo, un triunfo de 2-1 de Uruguay ante Brasil. La capacidad máxima ha sido reducida a 77 mil espectadores, y para el Mundial albergará 73.500 aficionados.

El nombre oficial del estadio es Estadio Journalista Mario Filho, en honor a un renombrado periodista de la época.

La zona sur de Río es próspera y famosa por las playas de Ipanema y Copacabana. Pero otras partes de la ciudad, particularmente al norte, son menos atractivas con las favelas sobre las colinas.

Los turistas deben mantenerse alertas sobre el crimen callejero.