La moderna capital de Brasil tiene sabor a fútbol

Conocido a nivel local como el Estadio Mane Garrincha, el Estadio Nacional con capacidad para 70 mil espectadores en Brasilia fue completado el año pasado para la Copa Confederaciones y recibirá siete encuentros durante el Mundial.

El estadio fue nombrado en honor a Garrincha, delantero brasileño que ayudó a Brasil a ganar las Copas del Mundo de 1958 y 1962 al lado de Pelé.

La construcción del estadio ha sido criticada debido a que Brasilia no cuenta con un equipo de fútbol de primera línea, y existen los temores de que la sede, una de las más costosas en su construcción para este Mundial, se convierta en un "elefante blanco". Existen las mismas preocupaciones con los inmuebles de Natal, Cuiabá y Manaos.

La ciudad de Brasilia fue construida a finales de la década de 1950 para reemplazar a Río de Janeiro como la capital del país. Es conocida por sus notables arquitectura, mucha diseñada por el reconocido arquitecto brasileño Oscar Niemeyer. Es el centro de la vida política del país y su limpio trazado le da una sensación distinta con relación a otras ciudades brasileñas.

Los juegos en Brasilia comenzarán el 15 de junio cuando Suiza se enfrente a Ecuador. Otros partidos a realizarse en el lugar son: Colombia ante Costa de Marfil el 19 de junio; Camerún contra Brasil el 23 de junio y Portugal vs. Ghana el 26 de junio. El estadio también recibirá un juego de octavos de final, uno de cuartos de final y un el encuentro por el tercer lugar.