Manaos y la Amazonas llaman la atención

Manaos es la ciudad más remota entre las sedes del Mundial de Brasil, y posiblemente también la más fascinante.

Con su zona industrial y basurero, Manaos se erige en el centro de la Amazonas en el extremo noroeste de Brasil, rodeado por un esplendor natural sin igual.

También será la casa de algunos muy interesantes encuentros, incluyendo Inglaterra contra Italia el 14 de junio y Estados Unidos ante Portugal el 22 de junio.

La ciudad fue noticia incluso antes del sorteo mundialista del año pasado, cuando el técnico de Inglaterra, Roy Hodgson dijo que era el "lugar que quería evitar" debido a la humedad y clima caliente de la región, declaraciones que insultaron a la población local y que demandaron una disculpa.

Las horas de inicio de los juegos fueron movidas de las 16:00 a las 18:00 horas locales para intentar reducir los efectos de calor y humedad de la región.

La Arena da Amazonia, con capacidad para 42.000 espectadores, con su techo de paneles de diamante entretejido que semejan escamas, también albergará los duelos entre Camerún y Croacia del 18 de junio y Honduras ante Suiza el 25 de junio.

La construcción de la Arena da Amazonia se vio marcada por la muerte de tres trabajadores, incluyendo uno que cayó 35 metros mientras trabajaba en el techo del inmueble.

Muchos en Brasil criticaron la elección de Manaos como sede del Mundial debido a su lejanía con los centros futbolísticos del país y que no tiene equipos tradicionales o campeonatos de renombre.