Heat y LeBron, a reponerse de la derrota

LeBron James está listo para ayudar a que Miami equilibre la final de la Conferencia del Este ante los Pacers de Indiana.

Después de pasar la noche del domingo y la mañana del lunes rumiando la derrota en el primer encuentro de la serie, los jugadores del Heat afirman que están listos para reponerse en el segundo enfrentamiento, el martes.

Y James dice que los ajustes deben comenzar por él mismo.

"Mi estrategia es la misma en cada partido. Trato de presionar a la defensiva e ir a la línea de tiros libres para ayudar a que ganemos", dijo el astro. "Ataco el aro y hago disparos, pero tengo que hacer un poco más".

El entrenador Erick Spoelstra reconoció que, al mirar el video del partido, notó que el desempeño del Heat fue tan malo como le había parecido al mirar desde el banquillo. Sin embargo, no dio indicios de los cambios que implementará.

De cualquier modo, los Pacers deben esperar algo con seguridad: James hará más de lo que suele hacer. Y nadie entiende eso mejor que Paul George.

En los últimos dos años, estos equipos se han enfrentado 15 veces, y George ha sido usualmente el encargado de la misión imposible de frenar a James.

Ha visto de cerca el espectáculo de James, como en el primer partido de la final de conferencia del año pasado, cuando acertó el tiro que significó el triunfo de Miami. También lo ha atestiguado por televisión, como cuando el astro acaparó el balón y la atención para anotar 49 puntos frente a Brooklyn, la semana pasada, en el cuarto encuentro de las semifinales del Este.

"Él siempre asume la responsabilidad de todo. Creo que será mucho más agresivo con el balón", consideró George. "Pienso que buscará hacer más jugadas, disparar más y hacer que sus compañeros mejoren. Será una noche difícil para mí, pero así es esta liga".

La capacidad de James para hacerlo todo es uno de los motivos principales por los que Miami no ha sufrido derrotas consecutivas en playoffs desde la final de conferencia de 2012, frente a Boston. Esa racha abarca 39 encuentros de postemporada.

Pero los Pacers no quieren pensar en eso. Prefieren concentrarse en la magnífica oportunidad de tomar una ventaja de 2-0 sobre los bicampeones defensores de la NBA.

Luego, la serie se mudará a Miami para el tercero y el cuarto partido. Y el Heat sería incluso más fuerte.