Mina turca: se ignoró nivel elevado de tóxicos

Los sensores detectaron altos niveles de gases tóxicos dentro de una mina de carbón días antes del desastre que mató a 301 mineros pero los directivos de la compañía no tomaron medidas, dijeron el lunes versiones de prensa en Turquía.

Por su parte los fiscales arrestaron a otras dos personas en la investigación de un devastador incendio en la mina de la ciudad de Soma, lo que eleva a cinco el número de sospechosos que enfrentan cargos de muertes a causa de negligencia. Los detenidos incluyen ejecutivos y supervisores del propietario de la mina, Soma Komur Isletmeleri A.S., dijo la fiscalía.

El fiscal jefe Bekir Sahiner dijo que inicialmente se detuvo a 25 personas como parte de la investigación, pero varios fueron puestos en libertad sin cargos mientras otros ocho también quedaron libres aunque con la posibilidad de ser acusados más adelante. Las autoridades siguen interrogando al director general de la firma, Can Gurkan, reportó la agencia noticiosa estatal Anadolu.

Los periódicos Hurriyet, HaberTurk y otros dijeron que fiscales e inspectores que investigan el peor desastre minero en la historia de Turquía han recabado datos de la mina según los cuales los sensores revelaron altos niveles de gas dentro de la mina dos días antes del desastre del 13 de mayo. Los informes dicen que los ejecutivos de la compañía no anotaron esos niveles elevados en los registros ni tomaron medidas de precaución.

Los diarios no citan la fuente de sus despachos. Sahiner no respondió los llamados que se le hicieron ni tampoco nadie respondió los teléfonos en las oficinas de la fiscalía en Soma ni en la ciudad de Akhisar, que encabeza la investigación.

Pero mineros que sobrevivieron al desastre dijeron a The Associated Press que los supervisores ignoraron los niveles crecientes de gas y no tomaron medidas.

Sahiner dijo el sábado que la investigación preliminar indica que el carbón había estado ardiendo días antes del desastre, lo que causó el desplome del techo en una parte de la mina y desencadenó gases tóxicos que se propagaron por toda la mina.

Funcionarios gubernamentales y mineros dijeron que la mayoría de las víctimas murió a causa de los gases tóxicos despedidos por el incendio. Pero insistieron en que la mina había sido inspeccionada regularmente y que el incendio no se debió a negligencia.