Putin visita China para reforzar vínculos

En medio de una aguda crisis en las relaciones con Occidente a consecuencia de su política en Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin se prepara para fortalecer los vínculos con China.

Putin dijo en una entrevista con medios chinos difundida el lunes por el Kremlin, un día antes de su viaje a Shanghai, que Rusia considera una alta prioridad las relaciones con China y dijo que los lazos entre naciones son mejores que nunca.

Dijo que está cercana la firma de un acuerdo sobre las exportaciones de gas natural ruso hacia China y agregó que eso diversificaría las rutas de exportación rusas y permitirá a China cubrir su creciente demanda de energéticos.

Rusia, que exporta la mayor parte de su producción de gas natural a la Unión Europea, ha sostenido tensas conversaciones con China para firmar un nuevo contrato de venta de gas durante años.

Moscú aceleró los trabajos para finalizar ese acuerdo durante la crisis ucraniana, mientras Estados Unidos y la Unión Europea sancionaban a individuos cercanos a Putin con retiro de visas y congelación de activos tras la anexión de Crimea y amenazaban con imponer penas más severas enfocadas a sectores completos de la economía rusa.

"En el contexto de la turbulenta economía global, el fortalecimiento del comercio y el refuerzo de los lazos es mutuamente benéfico, así como el aumento de la inversión entre Rusia y China es un asunto primordial", dijo Putin.

Ambos países han desarrollado lo que llaman "sociedad estratégica" tras el derrumbe de la Unión Soviética en 1991, que incluye el refuerzo de los nexos económicos, militares y económicos para concretar el deseo común de contrarrestar el dominio de Estados Unidos.

Rusia ha vendido armas sofisticadas a China y ambos han llevado a cabo ejercicios militares conjuntos, aunque muchos en Rusia tienen temor del poderoso vecino por al descenso en la población china y las relativa debilidad de sus fuerzas en comparación con las fuerzas armadas de Beijing, y les hace temer que Beijing pudiera algún día arrebatarles territorio.

Pero en una estrategia para compensar la presión de Occidente, Putin señaló la intención rusa de aumentar las relaciones en áreas en las que se tuvo cuidado de incursionar en el pasado.

Añadió que Rusia daría la bienvenida a mayores inversiones chinas, en especial en la zona der libre comercio establecida en el remoto puerto oriental de Vladivostok.

"Obviamente, estamos interesados en que empresarios chinos hagan uso de estas oportunidades y se conviertan en uno de los líderes aquí ya que tanto Rusia como China se beneficiarán de un acelerado desarrollo del remoto este de Rusia", dijo.